-Viajar-

Yo me mareo, tengo vértigo y me canso. Con estas tres credenciales, los viajes poco tienen que aportar en mi vida. Sin embargo me hubiera gustado escalar el Himalaya, tirarme en parapente y bajar dando tumbos por el rio más caudaloso y frío. Pero me he tenido que conformar con los viajes alrededor de mi lápiz.
Viajar con mi lápiz tiene la particularidad que viajo pero mis pies permanecen quietos. _MG_7181
Viajar alrededor de mi lápiz es dejar que sean mis manos las que anden y mi lápiz el que dibuje el mapa. Y que los vuelos en avión no suban mas allá de la mesa del despacho y que los submarinos no lleguen más profundo que al suelo de mis pies. Mientras la imaginación viaja, el lápiz vuela por el espacio sin traje de astronauta y se sumerge con criaturas fosforescentes por el océano sin una simple escafandra.
Lo único que echo en falta es el olor de la gente que respira el mismo aire y los lamentos de los que pierden el último tren. Y el grito de las gaviotas porque una cometa les ha asustado mientras robaban una sardina a los gatos del puerto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s