-Deberes-

Ha sido un día provechoso, creo. img_1267Ha habido de todo, desde gusanos con piel casi humana a humanos que se comportan como gusanos agresivos y lanzan por doquier vísceras ajenas. Tengo que escribir una historia de no más de quince segundos. No sé si la medida de un cuento permite los segundos, o debería mejor usar como unidad de medida  la frase. Un cuento de cuatro frases. Las que sobren eliminadas sin compasión. Nada es más innecesario que una frase que sobra. Pero primero es lo primero, la cena. Rompo el huevo. Dos yemas. Parece un huevo inseguro y por si acaso una sale mal, me regala otra, como un reintegro. No tengo reloj a la vista que me muestre como el tiempo compite con la vida. El ganador se lleva al perdedor. Me decido por darle cuerda a la gallina encargada de que los huevos duros no sean demasiado duros. Intento estirar la historia, pero las palabras parecen empeñadas en mirar las dos yemas, son tan amarillas. Suena la gallina, no cacarea, pita. Se acabó el tiempo, si mis palabras no se han cocido suficiente, peor para mi ego de escritora. Poca cosa puedo hacer, pero no me resigno:

Tira con todas sus fuerzas, clavando las patas en el suelo. El cuerpo alargado no resiste y se rompe en anillos de color rosa, llenos de vísceras jugosas que la gallina se traga.Quizás sea su oportunidad. El gusano siempre había querido viajar dentro de huevo con dos yemas.

Un pensamiento en “-Deberes-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s