-Literatura al viento-

Hoy hace un poco de viento, un poco suficiente viento para agitar los toldos hasta parecer dos hojas de papel con poca historia y mucho alboroto. La literatura no creo que guste mucho del aire, al menos como lo hace con la lluvia. Es que el viento con su ir y venir no deja mucho espacio para trazar poemas. Pero si se pueden sacar buenas imágenes que el movimiento provoca movimiento y entonces no salen descentradas las imágenes sino que son puro arte. Contar el movimiento cuesta. Las letra se enredan con facilidad cuando cuentan historias de aire. Por esto el viento no parece que tenga interés por la historia. Nadie recuerda que los grandes conquistadores pasaran horas bajo un viento infernal que les llenaba la ropa de mugre y sin embargo nos viene a la cabeza una lluvia pertinaz que se deja contar. DSCN1036El viento no sé qué ganas tendría de ser el objeto principal de una historia. A lo mejor haría buenas migas con la literatura y se podría sacar provecho de la unión con poesías más etéreas que las que la humedad de la lluvia deja por los libros. Pero parece que no se atreven como dos adolescentes que se admiran pero dejan para otros, el placer de darse la mano y buscar un rincón oscuro. El sol es testigo involuntario de cómo el viento hace lo posible por no ser un elemento destructor, que le gustaría tener historias gloriosas en las que el héroe gracias al aire conquistara las ciudades perdidas. Pero no sucede así y la arena es lo único que se une al viento para que quede constancia de su paso.
El viento se alió con la música sin pudor. La convenció para que la literatura no formara parte del trio y se dejó enredar por entre los instrumentos para que el aire sonara bien. Las letras que en principio pensaron que las llamarían para que el viento y la música se pudieran entender, fueron tan orgullosas al encuentro que pusieron toda clase de condiciones. La música siempre práctica zanjó la cuestión, no estaba de acuerdo con las pretensiones y pactó con los puntos. Las palabras renunciaron pero fueron diciendo por ahí que no les interesó el trato. Ahora se arrepienten pero ya es tarde, los punto y las líneas que no fueron tan exigentes forman una buena compañía, en la que el viento y la música crean sus historias sonoras. A la lluvia ni le va ni le viene, los instrumentos no son de su agrado, ella tiene su propio sonido.

7 pensamientos en “-Literatura al viento-

  1. Está claro que las palabras no ” se las lleva el viento “. Ahí queda eso….me transportas con tus palabras a un mundo que de otra manera no sentiría. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s