-Prestando atención-

El bar de Manolo tenía un espejo tras la barra. Un espejo de punta a punta de pared, enmarcado con una fina maderita y colgado bien recto. El bar de Manolo con aquel espejo más bien parecía una barbería en la que en lugar de cortarte el pelo te ponían un café. Cerca del espejo, compitiendo por captar la atención de los parroquianos había una televisión último modelo
Cierto día, alguien lleno de curiosidad le preguntó a Manolo el por qué del gran espejo detrás la barra y él contestó que hacia que el bar pareciera más lleno. ¿Y para qué quieres tú que parezca más lleno? Para qué va a ser, para que venga más gente. ¿Y por qué querrá venir más gente si el bar parece lleno? Porque la gente va donde hay gente, un bar vacío lo está porque no hay gente. Pues lo lógico sería ir a un bar con poca gente, que estarían más anchos argumentaba el otro. Qué sabrás tú de bares decía Manolo. De todo cuanto se discutió aquel una cosa sí que quedó clara, el bar con el espejo parecía más lleno.IMG_5677
Manolo por lo que se dedujo colocó el espejo para disfrute de los parroquianos pero consideró que la tele era cosa suya y la apagaba y encendía a su antojo sin que los demás tuvieran voz ni voto. Se le veía tan ufano con la mano en el botón de encendido. Esperaba que el desenlace estuviera a punto de llegar para apretar el botón y dejar la tele como muerta y al público en ascuas. Esto despertaba un odio feroz hacia Manolo. No siempre, solo cuando apretaba el botón y apagaba la tele, entonces si hubieran tenido a mano cualquier objeto se lo hubieran lanzado a la cabeza. Era terrible la rabia que a algunos les subía por la garganta y amenazaba convertirlos en un ser dañino por el mero hecho de dejarle sin ver la tele.
Cada tarde el bar se llenaba de parroquianos que solo entrar ya se veían fielmente reflejados en el espejo. Algunos llegaban solos, otros venían acompañados y se sentaban en los taburetes altos, incómodos y de difícil equilibrio delante de la barra. De entre todos, destacaba un hombre joven, Pedro, que en cuanto llegaba se plantaba ante el espejo y no cesaba de observarse con detenimiento. Siempre pedía café y copa y se olvidaba de todo menos de la cara que le devolvía el espejo, elevada por el taburete. Pedro se bebía el café y la copa sin perder detalle de cómo su boca se abría en una O chiquita, de beso tibio, de cómo su dedo entraba en el asa de la taza y de cómo lo volvía a dejar en el plato con delicadeza. Y parecía que todo cuanto le rodeaba dejaba de existir.
La tele mostraba un mundo ruidoso pero el espejo del bar recogía con fidelidad cuanto sucedía en el otro lado. Todo. Y multiplicaba la realidad pero no siempre la volvía mejor
El día que se rompió el espejo la gente estaba entusiasmada mirando el partido de futbol. Manolo, con una sonrisa siniestra esperó al momento en que el jugador iba a marcar para apagar la tele. Nadie esperaba que Pedro, tan pendiente de si mismo reaccionara como lo hizo. El taburete que lanzó con rabia impactó en el espejo dejando su cara convertida en un caleidoscopio inmóvil. Poco a poco los pedazos de espejo como cansados de colgar fueron cayendo al suelo. Cada uno se llevaba una cara, dos tazas, un codo, un terrón de azúcar, unos ojos cansados, una boca abierta… Todo se lo llevó el espejo dejando solo un enorme hueco que el ruido de la tele no supo como llenar.
Al día siguiente, el marco de madera, tan fino él, colgaba alegre a lo largo de la pared. Pero el bar se veía mucho más vacío.

4 pensamientos en “-Prestando atención-

  1. Curioso el personaje de Manolo,que no disfrutaba con los desenlaces .Imagino tus relatos sin final.Disfruto leyéndote.

  2. Pingback: LECTURAS | carlitosgonza2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s