-Mediocres-

Este es uno de los personajes que naufragan por mi libro NAUFRAGOS EN EL FREGADERO

La caja de música era preciosa. Al abrir la tapa, una muñequita realizaba piruetas dignas de la mejor bailarina. Mientras ella bailaba, sonaba una melodía deliciosa digna de bailes reales. Cuando la caja estaba cerrada, uno podía pasar los dedos y recrearse con la suavidad de la madera de cerezo y admirar flores dibujadas en marquetería del más fino diseño.
La caja llegó a la tienda de la mano de un noble, junto con otros objetos no tan hermosos. El dueño, quería desprenderse especialmente de la caja. Malos recuerdos imaginó el comprador y abonó una insignificante cantidad por todo el lote.
Apenas el comerciante la puso a la venta, no tardó ni un par de días en ser adquirida por un magnate. Pensaba regalársela a su mujer.
—No encontrará mejor regalo— le aseguró el comerciante a la vez que calculaba cuánto dinero conseguía.
La mujer recibió el regalo con desconfianza, otra caja pensó decepcionada. Pero cuando desenvolvió el paquete, quedó prendada del objeto.
—Es preciosa— exclamó.IMG_6339
Pero cada día, al abrir la caja, la bellísima bailarina le recordaba su figura poco agraciada, su belleza vulgar y su escasa agilidad. Era un tormento observar las evoluciones de la grácil figurita. Llegó hasta tal punto el odio hacia la bailarina, que estuvo a punto de lanzarla contra el suelo. La presencia de los criados la hizo desistir. Y disfrazando su rechazo de generosidad, regaló la caja a su sobrino, el compositor.
—Seguro que él sabrá apreciar la música y le servirá para componer hermosas melodías— le explicó al marido cuando inquirió por qué quería desprenderse de la caja.
El sobrino recibió encantado el presente. La maravillosa melodía sería fuente de inspiración, comunicó a su tía. Pero se pasaba las horas ante el piano y por más que lo intentaba, nunca pudo componer algo de superior belleza a la música que salía de la caja.
Deprimido por su incapacidad y con ganas de silenciar para siempre la música pensó en lanzar la caja por el balcón. Pero era demasiado aprensivo y temió que si destruía la caja y callaba su música, se quedaría el también sordo para oír cualquier melodía. Se lo pensó mejor y la regaló a un amigo que pasaba por un mal momento económico.
El amigo recibió el regalo entusiasmado. A causa de malas inversiones se había ido desprendido de todo lo bello que poseía para poder sobrevivir. La caja traería un poco de belleza a la sordidez de su casa medio vacía.
Apenas llegó a su morada colocó la caja en lugar bien visible. La espléndida caja resplandecía sobre los muebles gastados. Con el paso de los días, era tal el contraste, que el dueño no podía evitar recordar todo el esplendor perdido. Y no pudiendo soportarlo, vendió la cajita a un prestamista que le dio por ella una pobre cantidad.
Y allí se ha quedado la preciosa caja sin que nadie, hasta ahora, haya sido capaz de poseer tal maravilla, sin ver reflejada en ella su mediocridad.

7 pensamientos en “-Mediocres-

  1. Me ha gustado mucho el recorrido de los distintos dueños de la caja. He escuchado a más de uno decir que todas las cosas tienen su historia, y en parte la has contado, pero además la historia de un objeto bello. Muy conseguido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s