-Casas-

Cuando era pequeña pensaba que las casas se morían al quedarse vacias. Siempre que una casa era abandonada, abría puertas y ventanas como si le faltara el aire. O como si lanzara gritos para que entrara alguien y la volviera a ocupar a costa de dejarse arrancar baldosas y mosaicos o clavar algún cuadro.
Con el tiempo he visto que a las casas no les gusta la soledad, prefieren la aglomeración, la gente entrando y saliendo, el bullicio festivo de un día en la ciudad antes que la tranquila soñolencia de una tarde de verano en un pueblo cualquiera. DSCN1943Las casas necesitan personas que respiren y coman y se peleen en su interior. Porque al estar vacías se llenan de bichos ruidosos. Y antes que plantas trepadoras que se meten por todas partes les gustar tener colgado, aunque sea un calendario que regale una innecesaria y fría puestas de sol. Tener una puesta de sol en la pared hace luminoso el comedor. Más que una enredadera salvaje que se pelea con un rosal por ver quien tapa primero lo ventana y no deja entrar la luz.
La soledad de las casas se acaba cuando alguien las ocupa para estar solo. Se acabó el aislamiento, la casa se convierte en morada y se siente feliz aunque el solitario sienta la soledad más asfixiante y polvorienta.
La soledad de los bloques de pisos se lleva mejor aunque es más triste. Ver un edificio alto, cubierto de un vacío de ventanas abiertas es más sorda que la soledad de una casa sola, en medio del campo. Las ventanas no tienen que ver como las demás se vuelven agujeros abiertos, sólo ven el aire que entra y piensan que hay demasiado sol y poco ruido. Por esto dejan entrar a los pájaros y los bichos, porque no pueden soportar el silencio.
Las casas abandonadas primero pierden las tejas como los pelos que van cayendo dejando la cabeza a merced del sol que se mete hasta el fondo y se cuela por las vigas. Tanta luz no es buena y se hunde mostrando una herida abierta para que el calor se desquite por no haber podido entrar antes y seque su corazón.
Hay gente que tampoco es que tenga mucho corazón pero tienen dos casas. Vivir en dos casas es como tener un desdoblamiento de personalidad y necesitar un espacio para cada una. Una casa cuando eres sociable y otra para cuando quieres estar solo. Es como ser bígamo de casas. Pero a ellas no les importa, mientras haya personas que respiren y coman y se peleen en su interior.

7 pensamientos en “-Casas-

  1. La rapidez del deterioro de una casa cuando le damos la espalda y dejamos de mimarla siempre me ha sorprendido, la soledad es “mumala”……Me encanta leerte. Un abrazo.

  2. Quanta vida pròpia per les cases, Carme. Amb tu tots els objectes semblen persones. És veritat que les cases buides emmalalteixen. Vigila amb el desdoblament, eh? que et volem sencera i compacta. Una abraçada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s