-Belleza y dolor-

Contemplar la belleza me duele. Siento que hay no soy capaz de comprender lo que me dice, como si fuera un vaso lleno de agua que por más que beba me deja con sed.
Y me da miedo que el cielo que sobre mí se esfuerza en regalarme nubes para que yo las transforme, me exija un precio por este regalo.
Veo los colores y me maravilla como se combinan para dar vida a una pelota y a una iguana soñolienta. Me fascina que se mezclen para que yo no distinga cual es y a la vez sienta música en mi retina. Pero el miedo está ahí sin que el color tenga culpa. Tendrá el arcoíris un secreto que por mas que lo mire no me cuente. O las facetas del ojo de la mosca saben descubrir lo que yo padezco y disfrutarlo mientras liban la flor que para ellas no es más que comida y que yo me empeño en que es algo más.IMG_1601
La cima de la montaña está demasiado alta aunque la alcance de lejos con mis manos. El calor del sol es hermoso aunque queme y la luna se mece compitiendo con estrellas que quizás hace tiempo que murieron y a mi me fascina. Siento que mi alma sale al encuentro de la belleza que transpira y a la vez me escuece con pesar el hecho que nunca seré capaz de comprenderla y mucho menos que imitarla.
Incluso la oscuridad que resalta la hermosura de lo oculto me parece imprescindible. Lucha con la luz para vez cual de las dos reina en la noche mientras mis ojos se esfuerzan en darle a cada una la razón. Las sombras aparecen por los rincones creando monstruos extraños, criaturas que hacen de la fealdad bandera de belleza. Y se visten de aire para hacerlas más livianas. Entones es cuando me duele más la belleza, porque no solo veo sino que imagino lo que se esconde detrás del amago de figura que puebla el rincón de mi cuarto.
El color también se ha metido en los ojos de mi gato y resaltan cuanto ven. Yo le miro y descubro que él también prefiera la belleza ausente de la sombra a la clara luz de un rayo. Los dos estamos asustados ante la figura inquieta que se esconde tras la cortina, que danza y se descompone para volverse a quedar quieta. Aterrorizados por la hermosura de la imagen cerramos los ojos y nos vamos mientras la cortina no parece inmutarse y se hincha con el aire para hacer más importante su misterio.

8 pensamientos en “-Belleza y dolor-

  1. Por mi parte, me da tranquilidad ser incapaz de decodificar lo que (tal vez) me dice la naturaleza y/o la belleza. De todas formas, se me ocurre que, de producirme algún dolor, ese dolor sería necesario.

    ¿Los gatos ven en colores o en grises? ¿Por dónde pasarán sus temores?

    Abrazo, Micromios!

  2. ” En los momentos de crisis ,sólo la imaginación es más importante que el conocimiento ” A. Einstein
    Que no te falte a ti, para seguir escribiendo. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s