-Ser yo o yo-

M

i peor duda es ser yo o ser yo. Alguien pudo elegir entre ser o no ser, yo no puedo dejar de ser yo por más que lo intento. Lo único que puedo es meterme dentro de mi piel e intentar no conocerme, que corra otra voz y me diga que me olvide de lo que pienso y que me distraiga con las voces que de fuera me incitan a seguir otro camino.
Para mí, ser yo o ser yo implica elegir entre cambio o poco movimiento, por lo que me mantengo en el filo de la nada a la espera de caer en la parte del yo que absorberá la otra y la dejará fuera de la duda.

Espejo

Espejo

Cuando sea el nuevo yo deberé asumir pensamientos y actitudes que no se si quiero pero que están ahí dentro de mi. Si las olvido, quedarán perdidas y una parte de mi se largará con ellas para recordarlas cuando piense que debí haber sido consecuente conmigo misma y no dejar que el viento de la comodidad se llevara mis inquietudes.

Quiero ser yo, pero con mis yos enlazados en perpetua batalla para quedarse o saltar al vacío. También con esta parte de mi yo que me es incómoda que me dice qué debo ser, y me niego a seguir siendo.

Busco en mi exterior algo que decida la balanza y finalmente acepte mi yo duro y batallador. Hay tanto que me incita pero lo que verdaderamente me aterra es el miedo de la elección. Elegir ser yo implica mucho y renunciar a tanto. YO es demasiado grande para mi pobre ser, tanto, que absorbe mis ideas y me impide pensar.

Me gustaría tener el ego tan grande que no vea más que lo que su enorme Y le deja ver y a la vez le tapa. Un yo seguro de su presencia y de su constancia y no un yo ridículo que no se decide entre ser un yo a medias para acabar compuesta por fragmentos de mundo que se pegan a mi como a un imán. O yo me pego a ellos para sentirme entera porque la parte de mi yo a la que renuncié, acaba faltando.

Mi yo y yo no hacemos buena pareja

13 pensamientos en “-Ser yo o yo-

  1. Parafraseando un chiste muy conocido, te voy a presentar a mi yo y así salimos los cuatro.

    Los demás me dan muchos más problemas que mi yo. Si por el fuera, sería todo muy sencillo.

    Saludos a ti y a tu yo.

  2. Segun los sicologos a nuestro yo le acompaña un super yo y un eso más infantil. Me gustaria a veces poder verlos en uno de tus espejos. saludos

  3. Creo que la batalla, aunque te cueste reconocerlo ya está decidida.
    Tienes un yo angustiante , inseguro, cómodo, y el otro el opuesto, batallador, arriesgado..
    Únelos, en ese gran espejo, y si con él no alcanza te mando uno.
    El que puedo regalarte, lo más probable que no te agrade, casi perdió el azogue, así que te sugiero el tuyo, divídelo en mitades, y mira que te vas a ver completa.
    Un abrazo.
    Hasta pronto.

    • Es cierto, siempre está ahí la duda, aunque en el fondo mejor la duda que el exceso de seguridad. Creo que la inseguridad hace que intentemos superarnos , cambiar, buscar en el interior aunque no siempre se consiga.
      Salut

  4. uno de mis yoes está de acuerdo con tu texto y quiere conciliar con otro de mis yoes dice que jamás se juntaría con mi yo conciliador, y así nos pasamos los días.
    abrazo,

  5. Me has hecho acordar mucho al Dr. Jekyll y Mr. Hyde, de Stevenson.
    De paso, si no lo has leído te recomiendo el análisis que hace Nabokov en su “Lecciones de Literatura” . No tiene desperdicio, como el resto del libro.
    Saludos!

    • Creo que todos tenemos un poco de J&H. Me gustó mucho la novela y la película de Víctor Fleming
      Si he leído el libro de Nabokob, pero hace tanto que tendré que volver a releer que alguno de mis yo lo ha olvidado.

      Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s