– Vivir en el nºX-

N

 

o sabe si es jueves o lunes. Qué rápido olvidan los días sus hermosos nombres tomados de los dioses, y se conforman con quedar en fechas lejanas que giran alrededor de los recuerdos. Por esto los dioses se vengan y él no sabe qué día es.

Teruel

Teruel

Abre la puerta cansado y enciende la luz. El reflejo de la bombilla en los cristales de la ventana tiene algo de despertar, como si el sol se hubiera metido en sus párpados, aunque sean ya las 10 de la noche.
El recibidor con su ventanal y su espejo, adquiere un aura de santuario. Es tan diferente al estrecho cubículo en el que consume sus horas. Allí los días no tienen nombre y el tiempo sin prisa, se sienta en el rincón a esperar. Seguramente el tiempo querría que él se moviera a otro ritmo, su tranquila catalogación, adquiriera una aceleración que contagiara las manecillas del reloj, para que los minutos duraran solo 60 segundos y corrieran sin freno hasta alcanzar las horas. Sobretodo la de salir, la mejor hora del día a excepción de las horas de los días que tienen nombre de fiesta.
El recibidor lo ha acogido tan bien que se queda allí envuelto en la luz de la lámpara que cuelga del hilo verde. La lámpara tiene algo de araña que devoró sus patas a cambio de brillar. Su luz invita a sentarse aunque la silla es incómoda. Por la ventana entra el reflejo lejano de una farola. Llega forzado hasta el quinto piso. Ni la farola ni la casa pueden hacer nada para intensificar la relación.

Se quita la chaqueta como si se quitara un peso que le hace falta para estar completo. Cada día la sacude con mano cariñosa y la cuelga bien recta en la percha que para ella ha comprado. Es su armadura. Debajo late una vida con inquietudes envuelta en esta franela gris. La chaqueta, se ve más apagada como si el gris hubiera perdido un poco del negro que lo acompaña.

El tiempo se cuela por una rendija y juega con la luz de la lámpara. Se lo pasa bien y corre acelerado mientras él está sentado en la incómoda silla. No hace nada solo mira el reflejo de la farola cambiar tonalidades a medida que el tiempo se cansa.
Una luz le obliga a levantarse, pero el recibidor es tan confortable, tan acogedor a pesar de la incómoda silla que se queda pensando en la estrechez de su cubil, en la oscuridad disimulada que lanza la lámpara de su oficina y lento correr del tiempo escondido en el rincón. No lo duda, descuelga la chaqueta y se tumba en la pisoteada alfombra. Se duerme apenas la lámpara decide dejar de ser lámpara y convertirse en araña. Y entre sueños toma la decisión quedarse para siempre en el recibidor mientras la farola le envía unos reflejos que el espejo absorbe goloso.
Al día siguiente lo encuentran dormido, aferrado a una chaqueta gris. Lo llaman pero no tiene ganas de abandonar el recibidor y se sienta. Se aferra a la silla a pesar de la incomodidad. Por toda respuesta dice que los días deberían ser recordados por sus nombres.

Hoy como cada mañana le traen unos archivos y un poco de comida. No mucha. Ha anotado qué día es en el gran panel, junto al espejo, mientras el tiempo juega travieso con la lámpara
-Martes.
Lo ha escrito con letra clara y bien grande no sea que los dioses se vuelvan a enfadar y lo echen otra vez del paraíso.

12 pensamientos en “– Vivir en el nºX-

  1. Es difícil comentar un texto extraño y absurdo, como tú misma lo has clasificado. Sé que me gustan las imágenes que encierra, los símiles, las dudas que deja…

    Saludos.

    • Hay textos que son difíciles porque no puedo expresar bien lo que quiero decir o el personaje se resiste a que lo explique como si tuviera su propia idea y no le gustara que los demás supieran cual es.
      Salut

  2. Mi gran amiga blaugrana, esclat de historias, palabras y letras. No hay quien te pare, porque el talento causa tanto respeto como miedo la intolerancia. Y tu vas sobrada de talento, por lo cual me quito el sombrero y te saludo con una reverencia universal.

    Juan sin Miedo ni dinero, ni empleo

    • EDUADR!!!! Con tu visita he tenido el mejor regalo de todo el verano. Espero que la novela esté acabada y por Navidad pueda reagalar yo tu talento.
      Se nota mucho tu ausencia, ya lo sabes. Todos los que te leemos te echamos en falta. Y los que no lo han hecho, se pierden un gran autor.
      Salut i força Barça.

  3. Un escrito lleno de alegorías. Se mete en la rutina, esa que perdió el nombre de los días de la semana, la de silla dura, la de luz como araña sin patas, la del saco de franela gris, la de la percha.
    Es un escrito difícil, tiene una base filosófica riquísima , es la resignación de una vida vista sobre la base de un recibidor , un espejo, y la luz de una farola.
    Escribes tan bien, y lo mejor de todo lo sabes trasmitir..
    Un abrazo.
    Hasta pronto. .

  4. Qué buenas imágenes. Además, narrarlo en presente refuerza esa idea de tiempo que pasa lento, de minutos de infinitos segundos. Y seguimos con las arañas…

    Ahora bien: ya ha hecho enfadar a los dioses antes, pero de eso nos enteramos recién al final. Así que nos quedamos preocupados. No querríamos que se quedara fuera del paraíso. Entonces releemos. Ahora vemos que si permanece allí seguirá estando en su cubil estrecho. Ahora sumamos incomodidad a preocupación. Releemos. Hay una lucha por pautar el tiempo, reponerle a los días sus nombres, luchar contra la supuesta crueldad de los dioses que los borran su memoria. Bueno, no los borran en realidad. Sumamos lucha y desafío a incomodidad y preocupación. Pero volvemos atrás una vez más y entendemos que la silla es dura y que duerme sobre una alfombra pisoteada y que tiene sobre sí una araña. Y volvemos a sumar: lucha+desafío+incomodidad+preocupación. Por suerte del último retorno me quedo con la imagen de la abertura y el espejo, que le dan ese aspecto de santuario. ¿Se ve santo en el espejo? Entonces debe serlo, pienso. Así que, algebraicamente, nos queda: lucha+desafío+incomodidad+preocupación-santidad.

    Me gustó, me gustó.
    Saludos!

  5. Hola Micromios! Estoy de acuerdo con tu respuesta a Blopas, siempre sus comentarios son precisos, certeros y enriquecedores. Tanto que dijo lo que yo quería decir, y más, y lo dijo mejor. Por mi parte te digo que el texto me gustó, siempre que el tiempo se detiene y pasa lento para que observemos cada detalle, me encontrarás allí como gran voyeur. El estilo un poco más áspero que el de tus últimas historias queda perfecto. Saludos!

    • Creo que el relato a dos manos que tu y Boplas escribís es un lujo para los dos y para el resto un gran placer poder leeros. El relato a dos manos es más que notable.
      Salut

  6. Nada nuevo voy a aportar que no se haya dicho en los comentarios anteriores. Relato intenso y lleno de imaginación para transcribir con imágenes las palabras que llegaron a tu cabeza.

    Lo he tenido que leer varias veces. Y cada vez descubro algo nuevo. Gran relato.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s