-No es fácil ser un fantasma-

N

o es fácil aceptar que se es un fantasma si uno está convencido de no serlo. Tampoco es fácil comportarse como tal si siempre has pensado que los fantasmas son creaciones de algunas mentes que no se conforman con lo que ven y esperan encontrar en otro espacio, lo que no logran en el que tienen más cerca. Por esto él se mira y no se reconoce. Y mientras se escabulle por los pasillos sin hacer ruido descubre asombrado  su sombra cuando ni él mismo la espera.

Tarragona- Seguici popular

Pasa un instante sonoro que se arrastra dejando pequeñas notas de polvo que resuenan por su no-cuerpo. Se sienta a contar lo que siente, mientras congela el sonido como una imagen que reverbera y se pierde por no encontrar eco. Este instante que resuena, le da esperanzas de no ser un fantasma. Pero desanimado comprueba que no puede atraparlo porque, ha de admitirlo, es un fantasma.

Es que los fantasmas que él cree que son fantasmas arrastran un cuerpo vacío como una mortaja que asusta y se meten por espacios sin límites, para darse ánimos, viendo como los otros, los vivos, aúllan de miedo. En realidad no oyen los gritos pero pueden percibir el aroma desteñido del pánico.
Por esto él siente el deseo incorpóreo de atrapar un instante, un solo momento entre latido y latido y contarlo.

¡Cómo le gustaría explicar los millones de silencios viudos de voz que se agazapan tras los ruidos! Quizás su ambición ciega su incapacidad para ver que no puede.
¿Puede soñar el fantasma que no cree que los es, en contar una historia? ¿Será capaz de explicar el instante mágico en el que la vida no es real y la realidad muere por ser vida?

Con resignación piensa en lo único que es capaz de crear, un cuento de perdedores y arribistas, de hermosos desgraciados y amigos del horror. Una trama perdida por las esquinas de un cuarto sin baldosas, frío y calido como un insatisfecho lector.

¿Si se reconoce como fantasma será más llevadera la búsqueda del instante? ¿Pensará que es un instante transparente, que no se percibe pero está ahí como él que es un fantasma y no quiere saberlo?
Y se consuela pensando que lo que vive no es real y sueña  aunque sea un sueño imposible: no ser un fantasma.

16 pensamientos en “-No es fácil ser un fantasma-

  1. Tal vez por eso la imaginería popular los dotó de cadenas, porque están condenados a serlo, están prisioneros en esa condición (aunque se supone que no eternamente).

    No tengo ni idea de qué ocurrirá tras la muerte, pero tiene que ser duro descubrir que ya has muerto.

    Saludos.

  2. C´omo me gusta la expresión :…” el instante mágico en el que la vida no es real y la realidad muere por ser vida ? “.
    Esto nos llevaría a pensar…qué vida merece la pena ser viivida?, cual es mas real?.
    Qué bonita la descripción de literatura como ” trama perdida por un espacio en blanco, que sería la habitación cálida y fría a la vez que el fantasma habría de llenar .
    ¿ Cómo tratar de captar ese instante mágico ?
    No debe de ser nada fácil desaparecer para tratar de llenar un espacio sin limites y alimentar un lector casi siempre insatisfecho.
    Muy buen relato Carmen….En la linea de tus admirados Vilamatas y mi ya idolatrado Walser.

  3. Al menos los que yo conozco no reconocen su condición. Y de ellos la mayoría ni se llegan a plantear el serlo, pero esos son de otra clase.

    Reconozco que alguna vez también me he planteado cómo verían ellos la vida, los de verdad, si es que existen. ¿Se verá más transparente?

    Buen relato “existencialista”.

    Saludos.

  4. Conozco tantos fantasmas.!! El que relatas, con sólo querer ” atrapar un instante , un sólo momento entre latido y latido ” te hace comprender, de cuantos seres ” viudos de voz ” estamos rodeados.
    Un relato muy bien logrado..con la vida que se escabulle por los pasillos
    Hasta pronto.

  5. Micro, cada vez te superás.

    Tal vez esa es la esencia del ser fantasma, la eterna duda entre ser y no ser. Quedarse trabado en el intermedio.

    ¡Tuanis!

  6. Alternativamente, y asumiendo un “más allá” parecido a este “más acá”, podríamos imaginar a los fantasmas sintiéndose alegres de reconocerse como tales, y que quizás anden penando por los seres vivos porque (lo saben por haberlo sido) no podrán darse cuenta de ello hasta que mueran. Lo más probable, sin embargo, es que no se trate de fantasmas alegres o tristes, sino de nuestro deseo de que ese “más allá” no sea la más simple y aterradora Nada. Digo yo…
    Saludos!

    • El más allá y el más acá, un espacio en el que poder soñar unos que están vivos y los otrós que nunca van a morir.
      Como siempre me dejas dando vueltas a tus comentarios.
      Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s