-Siguiendo la estela-

Eran las doce. El sol no podía esconder el tiempo desapacible de una mañana invernal. Me subí la bufanda y bajé la cabeza. Pero me harté de temerle al frío y me decidí a mirar al mundo cara a cara.
Y entonces lo descubrí. Salía del portal número 15, la casa del editor. Era un hombre moderadamente alto, con una espesa cabellera en la que algunas canas empezaban la batalla. No pude ver sus facciones pero imaginé una frente amplia, una nariz rotunda, pómulos marcados y una boca generosa, con dientes grandes y amarillentos. Probablemente fumaba. Y gafas. Esto último podía asegurarlo juntamente con mi convencimiento que era el gran escritor.

Grafitti- Granada

Tener un artista al alcance de la mano es como tocar el cielo subido en una escalera de tres peldaños. Decidí seguirle, quería saber qué piensa un autor que va con la cabeza alta un día de invierno
De cuando en cuando sus manos se mesaban el cabello como si quisiera poner orden, no al pelo sino a algún personaje rebelde que se resistía a sus órdenes. O quizás unos versos difíciles se hacían los interesantes y exigían un elevado precio por salir a escena.
Y yo detrás absorbiendo el aire que él iba soltando por si rescataba una molécula de arte para que mi mente creara hermosos textos.
El artista ignorante del robo sin alevosía a que sometía los restos de su aliento vital seguía con la cabeza alta y el rictus desafiante.
Aunque nadie me va a creer, juro que unas ideas se metieron por los agujeros de mi nariz hasta llegar al cerebro. Incomprensibles, elegantes, sucias de aire respirado y llenas de posibilidades. Incluso podía asegurar que había un hermoso verso.
Con desgana me despedí del artista que presentía que alguien le robaba con admiración unas ideas. Y me largué a mi casa a saborear mi botín.
En el portal observé la carta que sobresalía del buzón Un día perfecto. No sólo tenía la cabeza llena sino que había recibido una carta auténtica. Con sobre y todo.
La abrí sin demora, no fuera a escaparse corriendo detrás del frío. En interior, un papel con un mensaje contundente:
A/A de CC para que me devuelva el verso que se me escapó. Lo demás puede quedárselo.

36 pensamientos en “-Siguiendo la estela-

  1. Decía Walter Malosetti (un músico que admiro) en relación a los ídolos: muchas veces sucede que al conocerlos y estar cerca uno comienza a darse cuenta de que, bueno, no olían tan bien como había imaginado, o que escupían babitas al hablar, o cosas por el estilo.Esto me ha hecho acordar el escritor de tu cuento. Me gustaría saber la opinión de el/la protagonista de la historia una vez que ese gran escritor y gran artista le reclamó su verso perdido. No se trataba de un poema, ¡apenas era un miserable verso! Ni siquiera tuvo el valor de pedírselo personalmente.Conozco artistas (e, incluso, científicos) verdaderamente grandes que no egoístas con sus ideas, ya que por ser grandes, les sobran. Ok, comprendo de que de ahí para abajo hay de todo. Creo que nos merecemos conocer el calibre de la respuesta de la/el protagonista :)Saludos, me encantó la historia, micromios. Imposible permanecer indiferente ante ella.

    • Los idolos también sudan. Muy buen comentario Pablo, creo que la respuesta tendría que ser muy meditada, los artistas son celosos de sus ideas, detestan que las roben pero generosamente ,algunos, las regalan si alguien se las pide para crear.
      No me servía mucho el verso para escribir, soy solo un narradora pero lo hubiera guardado para invetnar algo hermoso. tendré que pedir que me lo preste.
      Salut

  2. Te leí esta mañana temprano. Me fui a un examen dándole vueltas al texto. Una no artista sigue insistiendo en que además de narradora, mujer de ideas interminables, eres poeta generosa capaz de regalar mucha belleza. Me produjo un cierto desgarro esta lectura. ¿?. Medité mucho el comentario también. Salut.

    • Siempre es grato leer tus comentarios, y se echa de menos tu blog. Espero que el desgarro sea porque tienes ganas de seguir narrando y colgando aquellos enlaces de maravillosas fotos.
      Salut
      PD: dije que no me servía el verso para continuar escribiendo poesia pero si para inspirarme y conseguir algo hermoso.

      • Creo que me tomas el pelo. Pero OK. Esperaba, mientras reconstruyo el blog, a las primeras clases en la escuela. Cual Sísifo escogeré una foto de uno de los enlaces que recuerdo, el de Christian Coigny, e intentaré un relato que resulte ¿publicable? ¡mis insensateces deberían estar prohibidas por ley! El desgarro es otro pero seguro que encuentro fuerzas para reponerme escribiendo o no. Si echas de menos el blog puedes enlazarlo de nuevo. El tuyo está incluido entre los míos.

  3. “De cuando en cuando sus manos se mesaban el cabello como si quisiera poner orden, no al pelo sino a algún personaje rebelde que se resistía a sus órdenes. O quizás unos versos difíciles se hacían los interesantes y exigían un elevado precio por salir a escena”. [aplausos]

    Cuando uno se encuentra frente a frente con estos monstruos apocalípticos -de los buenos- es cuando se da cuenta que son tan silvestres como uno. Y quizá queda el desengaño de creerlos súper poderosos o de que al menos, cuando caminen sus pies se eleven dos centímetros del suelo.

    Quizá sea lo mejor. Quizá sea necesario que todos nos encontremos con nuestros “ídolos” para descubrir que si ellos pudieron… ¿por qué yo no? Y jugársela como los grandes

    ¡Pura vida, Micro!

    PD: Instruí al ‘ignorantado’, ¿qué significa AA de CC? *vergüencita*

    • Cuando alguien deja un sobre para un ti (no enviado por correo sino llevado en mano) se escribe A/A (a la atención de) y el nombre del destinatario. CC son mis iniciales.
      Salut
      PD he escrito la / que no estaba, igual es por esto que no lo sabías. La culpa es mía por la omisión.

  4. El día perfecto para capturar las ínfulas a la persona adecuada. Habrás devuelto el verso, pero el aroma, el poso, eso te quedará flotando bajo la lengua por varios días. Me gusta tu música. Un abrazo.

  5. Me encanto este cuento. Me encanto la experiencia de la protagonista. Si pudiéramos empaparnos en las experiencias de los grandes aunque solo fuera una vez, que alivio para quienes nos enfrentamos a la escritura. Y por favor, no le devuelva ni una palabra y menos aun el verso. Un saludo

  6. interesante las ideas de versos exigentes y los personajes rebeldes,

    creo que las ideas no tienen copyright, ya que ellas se nos dan a nosotros y no nosotros a ellas;

    me gusta la idea del contagio literario, en el que la idea(o el verso) es como un virus que flota en el aire y que va de boca en boca, en este sentido la lectura es el medio de todo contagio,

    contagiado me has dejado, mucho da para pensar este micromio, las ideas se nos dan, y este micromio me ha dado muchas,

    salut

    PD: Hi han carrers de la cituat gris que pareixen alfombres fetes de fulles caigudes, vam tindre dies de Sol que hem van fer preguntar si de veritat estava en Novembre, cuida´t del vent i del fret, i espere que per allí les fulles tinguen on caure i puguen per fi descansar

    • Me siento tan halagada de haberte dado una idea, a ti que siempre que te leo salgo con la cabeza llena.
      Salut
      PD: per aquí les fulles s’han cansat i no tenen ganes de seguir donant tombs. Aprofiten que la gent les trepitja per a convertirse en fantasmes de fulles i marxar volant cap al paradís de les fulles seques.

  7. Un artista muy sensible que notó rápidamente que le robabas un verso. Y tú, inteligentemente, te quedaste con la esencia, que era lo que importaba. Le devuelves sus palabras, pero mejoras la sustancia. Grandes los dos artistas.

    Genial la manera en que recibes esas “ideas”. También demuestra tu sensibilidad. Y lo demuestra este relato…

    Felicidades una vez más.

  8. Fuente de inspiración, un fluido interminable de talento. Y por no hablar de la fotografía, un arte que también dominas y llevas en un segundo plano cuando son de Premier Ligue.
    Fantástia narración.

    Un pet es un petó petitet. jEjeje, no me hagas mucho caso.

    Abraçada

  9. Si se pudiera por ósmosis, pasar de un poeta a otro, trataría de estar en su cercanía, así de una manera discreta, escribiría como Usted, o como el poeta conocido.
    Lindo el pedido de devolución, difícil de llevar a cabo. Ya era suyo el verso..
    Hasta pronto..

  10. Todavía no me llegan las cartas de Bryce pidiendo que le devuelva ideas. O no se ha enterado o no le interesa mucho a su edad.
    Pero si hay alguien, un autor, un verdadero autor que todavía riega mi cerebro con ideas e historias y personas que nunca conoceré es Ribeyro, mi querido Ribeyro.
    Siempre es un gusto leerte, por cierto.
    Hasta luego.

  11. Hola micromios

    Me pregunto cuántos versos se le escaparon al escritor y cuántos otros le fueron sustraídos sin que se percatara de ello. Gajes del oficio supongo.

    Excelente texto.

    Te mando un abrazo

    • Supongo que a los grandes autores no les debe molestar que les sustraigan un verso, es un honor para ellos que alguien los crea dignos de ser robados. Y más si con ello se escriben textos reconociendo el verso del cual salieron.
      Salut y una abrazo para ti

  12. Hola micro:
    (Disculpa que te llame a si pero cada vez me olvido lo que sigue)
    Eres bueno, definitivamente. Espero que no me tomes a mal, pero este relato me parece excelente, de principio a fin. No hay mas palabras de las necesarias y el espacio en que te desenvuelves es el que me gusta: ni muy corto ni largo. En fin, ya me suscribi a tu blog.
    Un abrazo desde las antipodas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s