-Mi ordenador y yo-

A

nte un ordenador mi comportamiento es parecido al del perro de Pavlov.
Mis ojos brillan con la lucecita que indica que funciona y mis dedos sortean teclas hasta encontrar la @. Mi mente babea por entrar en mi correo en mi blog, en los blogs que sigo…. Es terrible. Tendré que tomar medidas que dice mi marido que estoy enganchada. No lo entiendo. Un trasto semejante y que me sienta tan desamparada si no tengo la pantalla que me habla y me mira.

Teléfono. Kom Ombo

He descubierto una especie de cordón umbilical que nos une y que transporta por un grueso hilo, un intercambio de pequeños bits que yo consumo y a la vez genero para que de la nada aparezca una historia sin lápiz y sin papel. Y de la misma manera que aparece, se pierde por la inmensidad de la red entre los limbos donde las historias esperan para desaparecer o salir y tirarme en cara que las destruí sin darle la oportunidad que la impresora la casara con el papel y dieran lugar a lecturas infinitas.
Cuando pienso que debo cortar la relación que me tiene atrapada, aparece en la pantalla una pagina en blanco como un fantasma desamparado que grita que está solo y vacío y que necesita ser llenado con todo lo que me pasa por la cabeza. Y entonces mis dedos se van directo al teclado y se anuda otra vez el lazo, se estrecha más fuerte y nace una historia.
Mi marido dice que el concepto de escribir en mi ordenador es lo que me mueve a intentar crear textos cada vez diferentes, más que el hecho de escribirlos en sí.
No lo tengo muy claro. El ordenador es mi nueva cocina, donde con los mismos ingredientes intento conseguir maravillosos resultados pero al igual que sucede con las recetas, la perfección del resultado final está al alcance de pocos elegidos. El conocimiento de los ingredientes y las recetas no me augura un buen plato, ni tan siquiera que sea innovador.
Por lo que borro todo lo escrito y apago y desenchufo. Y resisto dos días y al tercero sin remordimientos vuelvo a sentarme ante la pantalla pidiendo al dios de los teclados que no me haya entrado un virus en venganza de tan mal trago como le hice al pobre ordenador pasar.

26 pensamientos en “-Mi ordenador y yo-

  1. La perfección no existe. Por suerte, porque así fuera nos aburriríamos como ostras y todo esto de sentarse, teclear y lanzar párrafos a la red no nos aportaría nada.
    Muy buen blog, insisto.

  2. Micromios, me siento retratada con todo lujo de detalles. Quizá la palabra desenmascarada fuese más conveniente. Un relato fresco y divertido,especialidad de la casa.
    Un saludo,

  3. justo hoy pensaba en eso, unas horas antes de leer tu entrada. el placer de sentir las teclas a medida que se tipean las palabras es una de las cosas que me hace necesitar escribir cada vez más.
    si es adicción, bienvenida sea, al menos nos permite crear cosas y comunicarnos.
    abrazo,

  4. Sigue conectándolo, por favor. El medio no es el problema, sino el uso que se le de. Y tú sabes sacarle partido. Ejemplo de eso es este relato.

    Saludos.

  5. Conectados al teclado por vía indovenosa, levantamos la vista allí, a la ventana, y la vida adopta una forma elástica, en RGB, en baja resolución. Una vida punto gif.
    La realidad. ¿Cuál es la realidad? ¡Si hay más realidad en mi Microsoft Word que en la Plaça de Sants!
    Alienación.
    Entrecruzamiento de paradigmas.
    La compulsión de fumar, de lanzar misiles, de escribir, a fin de cuentas, es rama del mismo árbol.

    (…creo quer a mí también me ha entrado un virus; esta noche me paso el Norton).
    Un fuerte abrazo.

  6. Cuanta razón tienes. Que difícil es encontrar la formula perfecta. Y la tentación de escribir frente al teclado… Yo a veces hago una cura y estoy un par de días sin encenderlo. Pero tu no lo dejes que nos encantan tus textos. Un saludo

  7. En casa el ordenador tiene un cuarto para sí, pero no me gusta dejarlo solo. Configuré el soft para que a cada email que llega suene un sonido distinto y potente según quien escribe. Así, a cualquier hora entre las 08:00 y las 20:00 h me visitan perros enfurecidos, chanchos, aviones supersónicos y la canción de Willy Wonka. En cualquier momento me miraré al espejo y descubriré que soy un personaje de minicarver, solo y barbudo. Otra cosa que me preocupa es que estoy perdiendo mi bella caligrafía. Cada vez mi letra manuscrita me sale peor. Y según mi oftalmóloga, gran parte de mi feroz hipermetropía se debe a la radiación de nuestro amigo el monitor.
    Bueno, ahora que leo vuestros comentarios me siento algo más acompañado.
    Saludos!

    • Me ha gustado mucho (como siempre) tu cometnario. Es cierto que nuestra caligrafia y nuestra visión se resiente.
      Esto de tener sonidos para cuando llega un mensaje da para una relato divertido
      Salut

  8. De cualquier modo, el computador personal es como la mascota a la cual que debemos unos mínimos respetos. Responsabilidades con él.

    Cuánta gente hay con un PC muerto de risa en casa, otros con los niños buscando teteas en el google, los que más enchufados sin ningún sentido, bajando las últimas versiones de soft o música o pelis, dejando entrar virus que nos hacen temblar las piernas.

    Sea como sea, el ordenador te espera con su procesador de textos para ser aprovechado. Contigo se siente agradecido pues tu le das vida, experimentas y compartes con él, creas, escribes, saca lo mejor y lo peor, es una arma de comunicación.

    Tu marido tiene razón, pero quién dice que ese camino no sea el adecuado para ti??

    Abraçada guapa

  9. Acá les decimos computadora/compu, las tratamos en femenino… quizá por lo que nos seducen, qué se yo. Los que saben alguito de esto les dicen “tarros” [a los cpu]

    Yo también estoy tratando de alejarme de esta cosa, porque no puedo escribir tanto como deseo… me distraigo fácil y más cuando me pongo a ‘internetear’. Pero siempre vuelvo, aajajaaja… es como mantener una mala relación😛

    En parte es por eso que la mayoría de lo que escribo primero lo hago a mano. Y ya para las revisiones me dejo espiar por la compu. El otro es que, a pesar de tener una letra de accidente nuclear [orgullosamente haciéndola horrible desde que me obligaron a hacerla más pequeña, a los 8 años], me encanta verla jejeje sentir la tinta sobre el papel. Es decir, me gusta escribir -digo, el arte de dibujar letras no solo el de contar historias-

    Tuanis, Micro

    • Yo también me pierdo “interneteando” por lo que escribo mejor cuando me va mal la conexión.
      A mi me encanta escribir con lápiz, sentir como se desliza por el papel el problema que tengo es que mi letra va por su cuenta y luego no se lo que pone escrito. Lo mejor del ordenador es cuando decides borrar, pum un clic y te olvidas para siempre de la historia, en el papel dura y dura hasta que el lápiz se cansa de leerla.
      Salut

  10. Al principio aprendí para no alejarme de mis nietos. Me costó el logro, pero con costancia la máquina, Compu, Ordenador como Ud. lo llama, me ha apresado. La fascinación, es atribuída a muchas cosas, tantas como las que tan acetadamente enumera. Es nuestra cocina, de recetas milagrosas. La felicito…Yo también.. Me compré una @ con Pamela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s