-Una maleta quiere su historia-

E
l parpadeo del cursor en el ángulo superior izquierdo atrae las ideas que se apelotonan para salir las primeras. Monstruos, maletas, estrellas, fantasmas transparentes y algún botón tienen posibilidades de tener su historia.
Al golpear la M están expectantes. ¡Soy yo! Grita la maleta al ver escrito su nombre. Y dando bandazos se sitúa delante de todos. Los demás se repliegan a esperar. Saben que el hecho de empezar no implica que siga con ella. La escritora es voluble y los deja tirados cuando otra idea le pasa por la cabeza.

Baúles ocupando la calle

La maleta no lo cree, ella tiene su encanto, es de piel y muchas posibilidades para un buen relato. Con cierto engreimiento se dispone a esperar su historia
Lo primero que lee la deja asombrada. Parece ser que la maleta era antes un baúl y sufrió un cambio de sexo. No sabe si le gusta este enfoque. Ella siempre se ha considerado muy femenina, no en vano está rellena de lencería fina y perfume francés. Intrigada, ve como la autora explica las peripecias del baúl antes del cambio.
Era un tipo corpulento y fortachón…
La maleta arruga la nariz, no le parece que ella haya podido ser este trasto. Por qué la autora ha tenido que inventar esta historia. Por qué no explicar un viaje maravilloso en un tren de largo recorrido. Allí confraternizaría con elegantes bolsos, baúles de madera y por qué no, con alguna mochilla de explorador aventurero. Incluso podía poner en medio del viaje un crimen, con gotas de humor negro que tanto le gusta.
La autora sigue con la vida monótona y aburrida del baúl, destripando interiores y opinando sobre que todos tienen que sentirse a gusto consigo mismo para ser felices. Ella ya lo es, no tienen por qué tener este pasado de baúl que detesta su cuerpo.
Hay una pausa que la maleta aprovecha para meter en la mente de la autora unas ideas interesantes. Objetos que cobran vida, viajes al pasado, vendedores de uñas de cristal…cualquier cosa que la haga cambiar de idea. Pero la autora cree que está inspirada y ha querido acabar la historia y sigue:
Soy una maleta, soy una hermosa maleta, soy una buena maleta. Así se daba ánimos mientras observaba su recién adquirido cuerpo tras años de ser un baúl.
La maleta no quiere seguir con esta historia y decide escribir una protesta por el trato recibido. No sabe exactamente a quién dirigirla y lo hace a la autora. La autora está más interesada en el baúl que tras el cambio está un poco desubicado. La maleta insiste. La autora se enfada y se venga de la maleta por el menosprecio hecho al baúl y acaba de una vez la historia:
Lástima que en su interior no albergara sus preciados sueños. No hubo seda, ni costosos perfumes sino catálogos de pinturas y suelos de linóleo. Su ligero cuerpo no tenía correas de cuero sino un rudimentario cinturón de soga y su piel no era más que imitación.
Pero no le importó el baúl ya era una maleta.

23 pensamientos en “-Una maleta quiere su historia-

  1. Pobre maleta… tanto tiempo esperando para ser protagonista de una historia y se convierte en una segundona, donde lo que de verdad cobra importancia es el cambio de sexo del baúl.
    Tal vez lo que no sabe, y no deja que le cuenten, es la verdadera historia del baúl, su vida y milagros hasta que lo restauraron…😉, solo quiere que se hable de su yo actual sin darse cuenta que el pasado forma tan parte de nosotros como el futuro que está por venir…

  2. Lindísima historia, pobre maleta tan obsesionada en ser ella la única maleta del mundo y no sabe que hay otras, muchas otras maletas

    Genial que esa otra maleta haya cambiado su vida a algo que sabe que es mejor para ella y aquella otra maleta qué mala, que egoísta, pero ya aprenderá, supongo.

    Pura vida

  3. Una lástima. Yo estoy con la maleta. Creo que la autora podria haber tenido mas deferencia con ella. No creo que le hubiera costado tanto. Pero ya se sabe que los autores son de por si muy caprichosos. Ja, ja, Ja. Saludos de otra autora caprichosa

  4. Comparto postura con Concha, pobre maleta, es mi heroina, a pesar de un poco creidilla creo que en el fondo le gustaba el baúl.

    Hola, es mi primera visita a tu espacio y me parece que tienes un lugar muy interesante; henos coincidido en las reuniones y comentarios en casa de amigoa comunes, pero sin cambiar opiniones.

    Un saludo.

  5. Me gusta esa idea sobre lo que opinan los personajes sobre sus propias historias. Los escritores no siempre coinciden con los personajes que crean.
    Luego están aquellos que por encima de cualquier cosa pasan por las páginas con aires demasiado altaneros.
    Un excelente relato micro.

  6. algun dia la maleta contará su historia, las correas seran dedos, y convertiran a la autora en un personaje secundario. pero no te preocupes, ahi estaremos dandote nuestro apoyo.
    un abrazo,

  7. Vivimos tiempos tan confusos, donde la perplejidad nubla los sentidos, y se pierde la identidad.
    No es un problema unicamente de los humanos, Micro nos recuerda constantemente que también los objetos poseen alma y padecen problemas psicológicos provocados por la crisis, en este caso de identidad.

    MochilaDaTaR.

  8. Coincido con Anne: esa maleta es demasiado egoísta, y por suerte le pusieron límites. ¿Qué pretende más allá de figurar en primer plano? Nada. Y por eso es sólo una simple maleta.

    ¡Vaya mi voto por la escritora!

    Saludos

  9. Hace un rato que no pasaba por tu casa, te pido las disculpas del caso.
    Esta historia me trajo el recuerdo de una discusión que tuvieron mis padres, por un par de maletas molestosas que nadie sabía donde poner. Al final, se quedaron donde mismo, solamente que rellenas de todas esas cosas qu nadie quiere, pero no se atreve a deshacerse.
    Un gran abrazo

  10. No hace falta disculparse, pues cuando pasas suples con creces tu ausencia.
    En casa hay también maletas llenas de trastos que nadie se atreve a tirar pero que les da apuro ver por ahí.
    Salut

  11. ¡Quién sabe cuantas afrentas habremos hecho a seres que pensamos inanimados! Micro siempre me hace reflexionar sobre los sentimientos del resto de cosas que, estoy por creer cada vez más, tambien tienen su corazoncito.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s