-Don Quijote ya lo sabía-

Parque eólico de la Via Verda

S abes Sancho, yo siempre supe que los molinos eran molinos. Los gigantes son otra cosa pero quise probarme a mi mismo que si quería, podía enfrentarme a mi destino de ser un caballero sin brillante armadura.

-Ya está otra vez aquí el loco. No entiendo como no se da cuenta de que soy un molino. No sé que espera que haga, ¿que me aparte? Quizás deberían explicarle la permanencia de los objetos aunque uno cierre los ojos.

-De todas maneras ¿Quién encuentra en estos tiempos un gigante que se quiera medir en una lucha cuerpo a cuerpo? Los gigantes están escondidos a la espera de un libro que les trate como eso, gigantes sin nada que demostrar, sin necesidad de correr sobre montañas, ni luchar contra dragones. Para qué batirse con un idealista como yo.

-Yo soy un molino simple, me gusta moler el trigo. No quiero complicarme la vida con aspiraciones de monumento. Me conformo con un poco de aire y alguna reparación. Sobretodo cuando las aspas sueñan que son abanicos orientales y se lanzan en pos del viento que las trata como las trata y luego a llorar sobre mi techo.

-Pero no estuvo mal el engaño ¿eh? Y reconoce que fui valiente, arremetí sin dudar contra aquel desvencijado molino que en cuanto me vio no supo como reaccionar. No lo tenía muy claro. Los molinos son traicioneros. En realidad no hacen nada, están ahí a la espera de que el viento haga su trabajo.

-Pero desde hace un tiempo, el tipo me confunde con alguien malvado y arremete contra mí como si yo tuviera la culpa de que el mundo no sea cuadrado.
Qué espera conseguir, ¿ser un héroe? Seguro, no hay tipo que no quiera ser inmortalizado por arrearle a quien sea con lo que sea.

-Yo nunca he podido soportar el sonido de sus astas al moverse. Ñnec, ñnec, un ritmo que se mete en la cabeza como el viento, pero al menos el aire se va, se lleva los malos pensamientos y sacude las ideas. Pero el sonido ñnec, ñnec se queda ahí prendido hasta que te dan ganas de lanzarte a luchar contra él, sea o no gigante.
Una vez vi un gigante. Era muy alto. Lo que más destacaba era su enorme cabeza y sus grandes pies. Creo que si le hubiera atacado no se hubiera defendido con aquella cara de bobalicón. Me dio pena desembarazarme de semejante tipo.

¿Qué hará que un hombre piense que soy lo que no soy? Tendrá algún trauma infantil asociado con mi forma erecta. En fin que ahí viene otra vez.

-Sabes lo que creo Sancho, que algún día los molinos serán tan altos que los gigantes les temerán. Se convertirán en ladrones de aire. Y los gigantes serán sólo imágenes que algunos pondrán en medio de las ciudades para señalar la dirección del viento, contentos de ser admirados sin más.
Por lo tanto con los molinos a muerte.

-Ojala alguien escriba su vida, aunque con la de héroes raros que ha dado la historia habrá que echarle imaginación si quiere que tenga un mínimo de interés.

Safe Creative #1005176312161

29 pensamientos en “-Don Quijote ya lo sabía-

  1. Muy buen diálogo (o casi diálogo), y excelentes la reflexiones del Don. Es interesante la simpleza con que razona el molino. Qué pensará el silencioso Sancho presenciando el duelo?

  2. Me encanta este diálogo de lo que pudo haber sido una conversación entre el caballero de noble figura y lo que pensaria si pudiera el molino. Muy tierno. Que casualidad que acabo de encontrarme con cientos de molinos a la vuelta de levante. Tambien me sorprendió su forma esbelta y gigante. Un saludo

  3. La próxima vez que vea un parque eólico me acordaré de Don Quijote, como proliferan en todas partes, me acordaré muchas veces de mi caballero predilecto.Un gusto.
    Saludos,

  4. Monumental, Micro. Estaba pensado desde que lo leí el primer día en la confusión del pobre Sancho que, en su habitual rol, sigue siendo el tercero asombrado en la escena (se adelantó Mx en su comentario). Has escrito el único diálogo que no logró imaginar Cervantes. Salut.

  5. Insuperable Micro. Deberías cavilar la posibilidad de buscar una columna en alguna publicación antes de que alguien te fusile la idea. No solo posees el talento sino que inventaste una serie muy original que da para mucho.
    Lánzate de una vez El NO ya lo tienes.
    ¿Qué necesitas qué te digan para convencerte?

    Una abraçada i ya saps, anims

  6. Estoy con Eduard. Mira que es difícil hoy en día que cualquier cosa nos sorprenda, pero tú lo consigues. Y lo haces de manera tan sencilla que más bien parece que un día porque si, te levantas diciéndote; hoy voy a escribir esto, y sale así, sin más. Sin la más mínima dificultad. No se ve obligatoriedad, nada superfluo. Es como esas historias redondas tocadas por la varita mágica del ingenio más subyugante.
    Con tales alforjas cargadas de historias bien pudieras intentar buscarlas un buen sitio. Una pequeña columnita en algún diario, una editorial escasa de genios… O seguir dejándonos este buen manjar solo para algunos privilegiados.
    Te sales de matricula.
    Salut, escritora.

  7. Cuando vi que se trataba del Quijote… me agarré de la silla porque me parece que es el personaje más delicado de la historia. y me dije “por Dios, Carme… no hagas una tontería con esto!” estaba un tanto asustado.
    pero no sólo no te has ensuciado las manos, sino que además de salir bien librada, has hecho una maravilla de esto!
    A este paso te vas a convertir en uno de mis escritores favoritos, titulo que comparten en mi corazón Oscar Wilde y García Márquez.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s