-Me gusta mojar el pan en la salsa-

Pan y cebolla


M e gusta mojar el pan en la salsa. Sentir como la dura y crujiente corteza se rompe en mis manos formando un rebaño de díscolas tostaditas que se esparcen por la mesa en venganza por tan duro trato.
Me encanta oler la salsa, sentir que todos los elementos que la componen se elevan con el vapor que emana. Me deleita que estos elementos silenciosos y tranquilos viajen a través de mi nariz  hasta el cerebro, para anticiparle la buena nueva de que están a punto de ser comidos.
Me complace mojar la miga en la salsa, ver a los diminutos poros ávidamente entrar en contacto con el líquido para llenarse del rico condimento. Y  notar que, una vez saciados, dejan caer reticentes la salsa que no han podido asimilar mientras el pan hinchado de orgullo se dirige a la boca que lo recibe anhelante.
Ya en la boca la mullida miga, la arisca corteza y la generosa salsa, se mezclan en una comunión de sabores que cierra los ojos, abre la nariz y arranca suspiros de gloria.
Y me produce un licencioso placer escapar de las miradas recusadoras de puristas y engominados camareros para lamerme con delicadeza un dedo, el que consiguió recuperar la pizca de salsa que se le escapó al pan en su viaje gastronómico desde el plato a mi saliveante boca.

33 pensamientos en “-Me gusta mojar el pan en la salsa-

  1. Buenos ingredientes para un buen primer plato. Si llegas a describir los componentes de la salsa estoy seguro que ahora mismo iría a la cocina e intentaría hacer algo parecido. Goloso texto con buenas ejecuciones: “el pan hinchado de orgullo”.

    Gracias por escribir… y por darme apetito

  2. ¡Me hiciste salivar! Y ya me dio hambre. Muy bien.

    Saludos, que hoy hay salsa y creo que por ahí debe haber un pedazo de pan y si no, voy y compro😉.

  3. Un relato muy sensual. La sensualidad aparece en todas partes y desde luego en tu relato estalla bajo el paladar deseoso de saborear un trozo de pan untado en salsa.
    Un saludo,

  4. No sé Micro, me parece limitado con la cantidad de gente que te visita lejos de nuestra tierra y costumbres. ¿Cómo obviar el pan con tomate? Al estilo catalán. Cambiando salsa por tomate natural, aceite de oliva y sal. Señor Carpanta que estás en los Puentes, que hambre me entró sólo con rememorar esta imagen.
    A más razón, oyendo como cruje el pan de tu foto.
    Tuya es la responsabilidad de hacer de embajadora gastronómica o también, a la contra, dejarme a mi como un meteteentodo o meteteentusasuntoslistillo

    Una abraçada

    • Creo que no puse el pan con tomate porque no me podía chupar los dedos.
      En realidad podría leerse contigo pan y cebolla como que no, pero con salsa ya es otra cosa.
      Salut

  5. A mi tambien me encanta mojar el pan en la salsa. Me encanta tu descripcion que “se mezcla una comunion de sabores”. Se me ha hecho la boca agua!!!
    Un saludo

  6. “No se puede admirar la profundidad de cualquier carne de Tiziano si no se comprende la luz condensada que se halla capturada en el interior de una gota de aceite o de miel. Los cinco sentidos son vasos comunicantes: juntos confluyen en esa cúspide que es la inteligencia sensible. (…) He aceptado el regalo como una lección.”Manuel Vicent
    Con tu relato has hecho salivar a toda la banda ancha.
    Un saludo

  7. ¿Y ahora que te pongo yo? Gusto, paladar, sabroso, delicia, manjar. Quizá me quede con esto último. Es lo que me ha parecido esta entrada tuya. Puro manjar para el más selecto paladar.
    Un saludo.

  8. Todo adicto a mojar el pan en la salsa se ha sentido identificado (entre ellos, yo… :S).

    Me ha encantado la lectura de este relato.

    Un abrazo.

  9. Llegué un poco tarde al festín, pero traje mi pan, así que supongo que quedará algún plato donde quitarme el antojo!, Saludos!

  10. En esta ocasión llegué tan tarde que temo que ni trayendo mi propia miguita de pan me quedó una gotita de salsa ni una palabra más que añadir a todo lo escrito. Bueno. Buscaré un trocito de cebolla, sumaré una gota de aceite robada al libro de Manuel Vicent y calmaré mi paladar disfrutando al tiempo en la distancia de este Gastronómico Micro. Salut.
    PD Llegar a un relato tarde con semejantes comentaristas es ciertamente una delicia: el relato es el pan, la salsa los comentarios ¡la suerte mía por disfrutar del manjar combinado!

  11. se me supo hacer agua la boca!
    me encanta esa descripción tan fuerte que se agarra de los sentidos.
    Saludos, Carme.

  12. De rechupete. Está bien ser más espontáneos y permitirnos pequeños placeres como esos. Rienda suelta a los sentidos. Síntoma de que estamos vivos.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s