-El cementerio de almohadas-

Señal-Tarragona

E

l silencio se adueñó del cementerio de almohadas al pasar por delante el tipo que se encargaba de ordenarlas.
Despejadas de sus hermosas fundas quedaban reducidas a simples esqueletos alargados y blanquecinos, perdida ya la cómoda robustez de antaño.
Viéndolas metidas en sus nichos uno no dejaba de pensar en el saber que atesoraban. Pensantes cabezas las habían consultado cada noche. Habían sido mudos testigos de insomnios y desvelos. Alguna guardaba en su interior pesadillas que atormentarían al diablo. Otras más discretas no osaban perturbar la calma del lugar como si temieran despertar al dueño que las había abandonado.
Había unas cuantas que guardaban ideas que nunca habían salido a la luz. Crímenes atroces jamás cometidos pero perfectamente planeados. Inventos extraños, con el sello de imposibles grabado en la patente. Planes olvidados, obras que dejaron de existir por desidia del autor o por la falta de un mecenas con ganas de promocionar nuevos talentos.
Sin embargo lo que más abundaba eran relatos, novelas, ensayos y toda clase de proyectos literarios. Escritores que no encontraban un editor se las contaban. Maravillosas historias que quedarían siempre guardadas entre los hilos de una simple almohada.
Porque nadie las quiso, nadie pensó en aprovechar su talento, nadie las escuchó. Todos contemplaron la huella de otra cabeza, pensaron que no necesitaban del saber de otro, el suyo era más que suficiente. En el fondo temían que sus ideas no fueran capaces de competir con las que el antiguo dueño había dejado olvidadas.

24 pensamientos en “-El cementerio de almohadas-

  1. Sabes micromios, después de leer tu texto, me encantaría adquirir la almohada de un escritor desconocido y escuchar sus historias antes de dormirme. Estas almohadas las tenemos que rescatar del olvido.Un texto muy poético.

    • Creo que cada uno puede elegir la suya, las mías supongo que serían de algun científico chalado que no se aclaraba con las ideas.
      Seguro que tu podría sacar una historia llena de poesía.
      Salut

  2. Esto da para mucho, es más, da para una buena obra de terror. Te compras una almohada y te cambia la vida, no sabes por qué, investigas, descubres el vínculo con la almohada. Es una almohada de segunda cabeza (Mano) que cuando duermes te trasmite sus ansias de matar, sus angustias personales, sus fantasmas particulares. O bien podría ser de la víctima, la esposa del asesino que acabo siendo descuartizada por el mismo. Lo cual te convierte en el eslabón que tiene que investigar y descubrir la verdad.
    De un poeta, de repente te levantas convirtiendo en verso todo lo que de tu boca sale.
    ETC.
    Mi sincera opinión: Creo que a veces no sacas todo el brillo a estas maravillosas ideas que te inspiran y promocionan tu calidad. Podrías hacer series. Serie Almohadas de Hoy y de Siempre ¿? Y despiezas la idea en cuatro o cinco historias. Si no lo haces, sospecho que alguien podría robarte la idea.

    Consulta con la almohada y mañana me dices…..

    Avui tots amb el Barça
    Salut

    • Algun dia tengo que hacerte caso. Voy a pensar en tu idea. Suena interesante, intentaré ver como sería escribir la historia de cada almohada del cementerio.
      Salut

      Messi 4 -Arsenal 1 8)

  3. Estoy con Eduard, la historia da para mucho mas ! La idea es genial.
    Almohadas que recogen pensamientos, o que los liberan al que está durmiendo. Quizás los sueños vengan de lo que contienen las almohadas.
    Por no hablar de que las almohadas son testigos molestos en escenas de pasión y de desencuentros. Quizás también “recuerden” algo de eso …

  4. Micro-Macro. Ya sabes lo que opino. Este es ciertamente muy poético. Edu tiene razón. Tus “micro” son totalmente “macro”. Me pregunto si eres consciente de ello. Y aquí cada uno nos mostramos: Anne, poética, quiere rescatar historias olvidadas; Eduard, novela-negra, nos ha descubierto la oscura historia criminal de la familia (además de recordarnos que hoy juega el Barça); Charradetas se decanta hacia las escenas de pasión; Fanou está pensando; Yo creo que aunque estás hablando de un “cementerio” de almohadas estamos todos afortunadamente MUY vivos llenos de ideas. Salut i Força Barça.

    • Es cierto, me gusta tu reflexión. No hay nada más gratificante para mi que ver que lo que escribo suscita diversas opiniones y saca un poco de lo que piensan los que me leen.
      Salut

  5. Triste destino el de estas letras olvidadas en almohadas viejas. Seria interesante poder tumbarse en un hotel a escuchar historias en otras lenguas. Las tuytas desde luego estaran llenas de relatos originales. Algun día nos las prestas.
    Un saludo

  6. Me has puesto a pensar; acabo de dar de baja una almohada y la nueva no termina de gustarme. Ahora entiendo que no hay ninguna historia en su interior. Buscaré la vieja para recordar esas historias que me siguen. Un bello texto y una mejor idea. felicidades. Saludos

  7. “Crímenes atroces jamás cometidos pero perfectamente planeados.” creo que de todo esta es la parte que más me gustó. Genial como haces siempre para darle vida a esos objetos de la vida cotidiana que suelen pasar desapercibidos pero que nos conocen tan bien, o mejor que nosotros mismo o el mejor de los amigos.
    Aplaudo el don que tienes para escribir grandes cosas en pequeños relatos, Carme.
    un abrazo.

  8. Bueno, gracias a internet no creo que tu almohada tenga guardado ningún relato tuyo. Espero que sí muchos sueños, y que éstos se hagan realidad.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s