-Jugadores-


Cada día cogía el mismo autobús. En realidad no iba a ninguna parte. Sólo se sentaba en el último asiento de la izquierda para tener perspectiva y disfrutar de una de las cosas que más le gustaba hacer en el mundo: Inventar vidas para los que como él realizaban el mismo trayecto.
Imaginaba historias para el joven muchacho de los cascos ocupando dos asientos y poniendo los pies encima. Le veía convertido en un funcionario gris, bedel de un museo obligado a estar siempre de pie.
Mientras le miraba subió un poco el volumen de su radio para no oír la música que el joven regalaba.
Más interés ponía en la vida de aquella hermosa joven que subía siempre en Vía Augusta. Iba tan elegante. Sería la amante de un hombre rico que le prometía un mundo feliz sin dejar a su mujer.
Mientras fantaseaba inhalaba su perfume que llenaba el ambiente y despertaba ánimos. Excepto el de la señora del carrito del mercado que arrugaba la nariz. Envuelta en su abrigo acolchado del que sólo asomaban la cabeza y los pies, daba codazos para sentarse arrastrando el carrito como si fuera un tanque y atropellando a los que encontraba a su paso. Igual que debía hacerlo para sentarse en el primer banco de la iglesia y rezar pensó. Suerte que ahí estaba el señor del sombrerito, que aunque mayor, le cedía el asiento y la ayudaba con el carro. Con su bigotito bien perfilado sería el cliente fijo de en un oscuro cabaret a la espera de atisbar el muslo de la corista.
Todos eran tenidos en cuenta.
Pero había otra cosa que le fascinaba mucho más que inventar vidas, era pensar a quién dejaría morir en caso de accidente. Ahí si que se permitía elucubrar. Era el momento sublime, cuando se sentía dios. Esto solía hacerlo los días posteriores a los que su padre, un hombre mediocre que miraba el mundo desde su alzado taburete, le gritaba bien alto que a pesar de su cacareada inteligencia y sus grandes estudios no era más que un parásito a merced de su benevolencia. Entonces descargaba su rencor imaginando quien sería el que sufriría. Los días en que su furia alcanzaba más altos niveles incluso se atrevía con el conductor.
Un día cuando había fantaseado con todos, al bajar se dio cuenta de que un papel reposaba en el asiento que antes ocupara la hermosa joven. Curioso, pensando en algún mensaje que le hubiera dejado se lo metió en el bolsillo para leer con calma y añadir detalles a sus fantasías sobre ella.
Al llegar a su cuarto, abrió el papel y leyó lo que la joven con letra clara y elegante había escrito:
“Hoy en el accidente se muere el señor del último asiento de la izquierda”

22 pensamientos en “-Jugadores-

  1. Muy bien resuleto. Como siempre una buena dosis de ironia en este original relatos de hechos cotidianos. Enhorabuena. un saludo

  2. Es como jugar a la ruleta rusa con la vida de los demás. Me pregunto si al descubrir un alma afín se sentirá atraído o molesto por ser una victima más y no un dios que decide.
    Y a todo esto yo me pregunto mi elucubrar no es comparable al del hombre en el autobús.

  3. “Great minds think alike”. jejejeje
    Me gustó mucho, que bueno volver a leerlos después de este tiempo.
    Buena suerte y más que suerte!

  4. Si es que los escritores no tendrían que coger el autobús. Después pasa lo que pasa, el que menos te esperas te plagia el final.

    Buen acabado, acertado y adecuado a las circunstancias.

    MichaelJackson

    • Yo cada dia cogiendo el autobús que pasa cuando le da la gana. O tarde y todo el mundo lo pierde porque piensa que ya ha pasado o pronto y todo el mundo lo pierde porque llega tarde. Los autobuses se sienten solos.
      Plagiado de un ususario de autobús (yo)
      Salut

  5. Lo bueno de estas historias es que después puedes recrearte en las diferentes posibilidades como por ejemplo, el por qué dejó la chica la nota en el asiento: a. le leía el pensamiento. b. Se recreaba en la misma fantasía; c. era vidente; etc.

  6. Muy bien contada. Y graciosa en el final. Me ha hecho recordar a un cuento de Julio Ramón Ribeyro: “Ridder y el pisapapeles”.

    Hubiese sido muy gracioso que la chica hubiera puesto: “Hoy te mueres tú”
    Pero más gracioso: “Hoy se muere el viejo de al costado. Llámame al…” xD

  7. Increiblemente bueno. Como siempre, Micro.

    Acabo de descubrir por qué vengo a trabajar en coche en lugar de en autobús.😉

    Me gusta el final de Charlie, aunque como se entere el padre, tampoco se libra.

    Petó i salut.

  8. Final inesperado, aunque siempre al leerte uno “espera” algo. Quizá una prueba más de que hay que tener cuidado con lo que imaginamos, porque a lo peor, se hace realidad.

    Buen relato. Saludos.-

  9. Supongo que es algo de lo que pecamos los que jugamos a imaginarnos la vida de los demás en el transporte público… muchas veces no nos damos cuenta de que nosotros podemos ser tambien la “musa” para otros.

    Un saludo

  10. maravilloso juego del observador observado que me lleva a pensar que nadie esta exento ni de una vida posible ni de una muerte a la vuelta de la esquina

    tan solo espero que la vida que imaginen para mi en ese autobus mientras miro por la ventana, este alejada de los baños de la discotecta que tengo que limpiar esta noche, jejejeje

    salut

    • Hola Colomer ya echaba en falta tu filosofía en mis escritos. En el autobús te tendrían reservado un asiento de experto observador de lo que ocurre para luego escribirlo en Tiempos.
      Salut

      PD: no treballis massa, i si agafes l’autobús de tornada no t’asseguis massa al darrera.

  11. Estupendo relato, nos agarra identificados con el personaje, pues alguna vez hemos imaginado la vida de los demás y luego te atrapa con ese papel de dios sobre la vida de los demás. El remate del relato es sorpresivo y contundente. Me gustan mucho este tipo de ficción corta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s