-La camisa-

La camisa llevaba colgada tanto tiempo que las pinzas habían dejado su huella gravada en la tela.
El sol le robaba el color y se reía de sus ansias de convertirse en nube de algodón.
El aire jugaba con ella hinchándola y deshinchándola hasta que cansado se retiraba a posarse en las hojas de los árboles.
Un viento terrible llegó de muy lejos, asustando al sol y apartando al aire. Sin compasión arrancó la camisa de las garras de las pinzas y llevándola con él la convirtió en bandera de una posible libertad.
Lejos quedaron las pinzas ancladas en los hilos mirando con añoranza su huella prendida en una descolorida camisa.

18 pensamientos en “-La camisa-

  1. no es mi mejor día [la viñeta colgada en mi blog da muestra];

    prefiero no comentar tu relato [hoy no encuentro palabras] pero quiero que sepas que he estado aquí;

    [no se lee bien la pantalla]

    un beso. salut.

    • Y yo que me alegro de la amabilidad de pasarte. No siempre tenemos un buen día, la suerte es que mañana hay otro para probar sitenemos más suerte.
      No sé si la página que se ve mal es la mía pero yo no le noto nada raro.
      Salut

      • bien, probaré mañana por si tengo más suerte;
        de momento he regresado a la playa mediterránea que me vió crecer; allí, salvo sobresaltos, el viento era más suave y mis letras perdidas mucho más fáciles de recuperar con ayuda;
        un beso. salut.

  2. Una buena metáfora la de la camisa tiesa arrancada por un viento fuerte.A todos nos viene bien sacudirnos la rutina de vez en cuando so pena quedar acartonados.
    Un saludo,

  3. regreso de nuevo, no por amabilidad

    en esta galaxia tu has descubierto, entre otras cosas, a dos grupos musicales Los Piratas y Los Planetas

    yo he descubierto que me siento como una camisa a la que se la lleva un estúpido viento a un lugar dónde no quiere ir

    ¿te interesa que te enlace en mi blog?

  4. Preciosamente poético, hasta en la estructura de los párrafos. Casi un poema. Vuelves a utilizar imágenes con la dulzura de un niño curioso. Felicidades!!!

    Parece que hay algunas pinzas aventureras que no quieren desprenderse del beso de su colgada camisa. Yo una vez descubrí a los enamorados viajeros en mi trabajo (el único sitio en el que me ponía una camisa), bueno, lo descubrió mi compañero. Me ruboricé como ellos en su abrazo.

    • Buena imagen la del beso entre la pinza y la camisa. Una vez escribí una poesía infantil sobre ello.
      La verdad es que llevar la huella de unas en los hombros de las otras da para un buen relato.
      Salut

  5. ¿nadie tiene trabajo? los naúfragos tenemos excusa pero compruebo que con camisa o sin camisa en la galaxia nadie da un palo al agua

    salut

  6. Muy sutil este relato que parece poesía. Palabras escogidad sentido oculto tras el viento. Que bien construyes estos microrelatos.
    Un saludo

  7. Me has trasladado a un recuerdo infantil. El cordel cargado de sábanas blancas, almidonadas, sonando como velámen al viento. Las pinzas de ropa afirmando su albo ejército, manteniéndoles enhiestas y elegantes. Luego, la mano apurada de mi madre, desprendiéndolas del alambre, antes de que la lluvia arruine la escena.
    Gracias Carmé.Un gran abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s