-La visita-


-Vamos entra. Se está bien aquí. El sol hace que todas las lápidas se vean hermosas.
-Sí, me muero de ganas de entrar-comenta Doña Elvira, su abuela, con ironía.
Van a pasar la tarde visitando el cementerio. Ha sido idea de Marta. Piensa que ya es hora de que su abuela dé el paso definitivo. Cinco años de convivencia han minado la relación. Si no se muere, la mata.
-¿Qué te parecen estas flores?
-¿Son de plástico no?- doña Elvira arruga la nariz.
-Son baratas y duran.
-A mi me gustan naturales. Incluso marchitas tienen su encanto.
Marta piensa con esperanza que su abuela está bastante marchita.
-Mira. Vaya ángel. Qué guapo. Sería hermoso que te acompañara durante toda la eternidad- fantasea Marta.
– No sé que decirte, tiene un aire raro así de perfil. Vamos por allí que hay un mausoleo. Los mausoleos dan prestigio a los que los ocupan.
-Un mausoleo es decadente.
– Al menos tienen espacio. –Doña Elvira piensa en su cuartito y suspira.
Y se pasan la tarde contemplando tumbas. Marta cada vez más entusiasmada con lo que ve y doña Elvira pensando en la cena.
Al llegar la noche están rendidas. Doña Elvira se queda dormida viendo la tele. Marta acaba de recoger y se conecta para charlar con sus amigas.
Se van a la cama a las doce. Marta se queda frita al momento. Doña Elvira como ya ha dormido está despierta, por lo que oye como llaman a la puerta.
Renqueando va a abrir.
-¿Si? ¿Qué desea?
– Buenas, soy la muerte y me han dicho que he de llevarme a una mujer ¿No será usted?
– Uy no, la que está entusiasmada con ir al cementerio es mi nieta. Pase está en la habitación del fondo. Por cierto usted ¿qué prefiere las flores naturales o las artificiales?
-No sé. Yo soy más de cirios.
En su tumba, Marta tiene un hermoso ángel rodeado de flores artificiales. No la enterraron en un decadente mausoleo.

30 pensamientos en “-La visita-

  1. “Nunca deseew para nadie lo que no quieres para ti”, es la moraleja que he sacado de tu cuento.

    Me ha resultado graciosa la respuesta de la anciana al ver a La Muerte.

    Un saludo.

  2. ✓ Todos estamos solos ante la magnitud de la muerte, ante su presentación y su obra macabra, pues de una forma u otra sabe que todos terminamos por visitarla. La percepción del funesto evento depende de cada uno.
    Ayer me dí una vuelta por tus álbumes de fotografías Flickr. Auschwitz, etc. Y casualmente hoy me han regalado la Trilogía de Auschwitz de ✡Primo Levi✡.

    ❤ Salut ❤

    • Hola Eduard, creo que la muerte es uno de mis temas. Siempre me ha parecido que es el máximo misterio al que nos enfretamos, por lo que tiene detrás todo un mundo de imaginación. Además me encanta el humor negro.
      Creo que hay un cierto vinculo entre todos los que entramos en los blogs. El que recibieras el libro lo muestra
      Este verano me di una vuelta por Polonia y visité Auschwitz. No era el sitio donde quería ir pero me apunté.
      La verdad es que sentí lo mismo que cuando entras en un cementerio, una calma irreal. Las fotos las tomé pensando en hacer algún relato pero las subí porque son de las pocas que he hecho que he puesto sentimiento. Ya has visto que lo mio no es la fotografía, es solo un medio para lograr algo con que mostrar lo que escribo.
      El año anterior estuve en Alemania, Berlín me pareció más interesante ya que tratar de borrar el pasado me impresionó más que ensalzarlo.
      salut

  3. dolorosamente triste pero muy bonito, como casi todos (el del lago no, creo que lo entiendes); como lectora lo hago mío sin pensar en tus motivos al escribirlo; pero ¿puedes hacerme un último favor?; imagina una simple espiga, pero que sea natural;

    aquellas cosas que, los que somos como somos, nunca llegamos a tiempo de decir: he leido esta mañana algunos de tus relatos; te pertenecen, no hay duda; debí leerlos mucho antes; respetando el “escuchar” en silencio escondida en un rincón; “la culpa no está en las estrellas sino en nosotros que somos infieles” quedó escrito en un mail porque imagino, leyendo esta triste “visita”, que los dioses tiraron los dados a favor tantas veces en la vida de Marta sin que ella se dignase siquiera a considerarlos que …

    no siento lo ocurrido con los secretos “circulares” pero en mi caso era necesario saber; sólo siento que el precio pagado ha sido muy elevado;

    no soy un monstruo ni una escalera;

    salut i sort
    si mai canvies d’opinio ja saps

    • “no siento lo ocurrido con los secretos “circulares” pero en mi caso era necesario saber; sólo siento que el precio pagado ha sido muy elevado;
      no soy un monstruo ni una escalera;”

      Hay algo que se me ha quedado por el camino. Espero que no sea algo que te haya molestado, nada más lejos de mi intención porque desconozco lo que estaba en juego.

      salut i sort per a tu també i no dubtis en entrar quan vulguis.

  4. De la muerte es lo unico que creemos tener certeza en esta vida, pero siempre olvidamos la certeza de vivir y de bien ser.

    Es difícil, pero que no queden las palabras pegadas en la lengua y expresemonos antes de terminar bajo el campo santo.

    Salut ;D

  5. la amistad también puede ser una escalera, sin dios ni juicio final; estaba en juego un peldaño, el primero, que, como primero, siempre queda obligado a ser el más sólido;

    “ … y al edificar realiza sus sueños. Y bajo los sueños alimenta siempre la esperanza. La esperanza motora de la historia”, de María Zambrano, que siempre sintió las ruinas como una metáfora de la esperanza; en ocasiones no queda otra opción que deconstruir para, sólo si interesa, intentar edificar algo de nuevo;

    cuando éramos niños casi todos los asuntos, como aquellas tardes de pesca (*) compartidas con mi tío en las orillas del Jiloca, seguían un orden lógico; ahora que somos adultos sabemos que nada nos asegura ni el orden ni la estabilidad de los acontecimientos;

    somos muchos los que nos hemos perdido algo, los que no hemos tenido intención de molestar, los que no hemos tenido claro qué estaba realmente en juego, pero en estos meses alguien me ha preguntado repetidamente sobre el amor; pues igual el amor, cualquier clase de amor, es simplemente ese estado calmante que nos permite residir en un lugar donde no existe ni un dios ni juicio final;

    como no es posible que sepas a qué me refiero al mencionar las tardes de pesca te añado el “total” (*) “De niña pasaba algunas tardes de verano aprendiendo a pescar recorriendo las orillas del Jiloca detrás de mi tío Antonio. Antonio pescaba truchas, los mosquitos me pescaban a mí al tiempo que la nariz se me ponía colorada por el seco del agosto, aún bajo árboles, y, al caer la noche, mi abuela se cenaba aquellas truchas porque a Antonio no le gustaban y a mi me daban pena.”; esta es simplemente una escena de amor en la que cada protagonista, desde el río hasta la pena, ocupan su armónico lugar sin que el río maldiga al sol que lo deshidrata ni la trucha a Antonio por pescarla ni yo a los mosquitos por picarme ni la hierba a mi por pisarla ni … en caso contrario cualquier cosa se hace imposible;

    salut

    • Buena reflexión. Si todo lo que sufre de nuestros “abusos” se quejara llenaríamos cada minuto del tiempo de quejas. Mejor dejar esta hermosa armonía de abusos y sacrificios.
      Salut

      • ok; capito; aunque creo que no has entendio lo escrito;

        elevo entonces quejas haciendo preguntas como me recomendaron: ¿cómo es posible culpabilizar tantas veces al despistado, Carme?; ¿qué camino hubises escogido al descubrir que se ha entrado en tu territorio privado repetidamente?; ¿qué camino hubieses escogido cuando sabes que te ofrecen nuevo anzuelo?; ¿es armónico leer cartas absurdas no dirigidas a nadie, juzgar la posición laboral o vital de un individuo, ver la televisión del vecino, escuchar su música, suponer además lo qué existe en su corazón por todo ello?;

        abusos probablemente; sacrificios ninguno; estos dioses lanzaron los dados a tu favor en muchas ocasiones; simplemente, no era; pero no me he dado cuenta; ahora entiendo lo de la escalera;

        gracias de todas formas por haberme invitado estos días a tu “casa”; me ha gustado; anímate a publicar ese libro de “micros”; son muy muy buenos; felicidades;

        salut i molta sort;

      • un mati de setembre, al club, algú havia dibuixat un cor a la meva hamaca; em va agradar imaginar que havies estat tu;

        salut i sort;

  6. me dí cuenta pronto del juego de David; con la primera pregunta “sólo si te sientes capaz o encuentras la manera de hacerlo sin llorar cuéntame como puedas lo que ha ocurrido” o algo parecido; en ese momento “sentí” el anzuelo de un juego perverso; “entiendo que llores pero si eres sincera contigo misma no es por nuestros mails”; el discurso no tuvo sentido en momento alguno; “facilítame información, que todo llegará”; mi mente imaginaba repetidamente un espantoso email general pero está claro que me falta sofisticación; ¿por qué no descubrir la verdad?; ¿me juzgas acaso por eso?; ¿has leído en los “circulares” alguna invención por mi parte?;

    de todos los “circulares” el bon nadal con los colores de los daltónicos me pareció escrito por tí; creo que alguno más también; bien entrado el juego; parte de la música sonaba, como por mí doblan ahora las campanas, por tí; la poesía “sea egoista” parecía escrita por tí o por alguien que aquella madrugada hubiese estado allí; la contra de la vanguardia sólo podía venir de tí; el último “not at all” ¿recuerdas hace una año? iba destinado a tí cuando imaginaba aproximarse algo parecido a este final; te cedí el poder [el sacrificio sólo al final]; ¿que has hecho con él?;

    ” … si nosotros no estamos buscando el poder, nuestros hijos querrán cooperar con nosotros, pues ellos están interesados en la cooperación como forma de comunicación. Pero para lograr esto, ellos necesitan tener confianza en nosotros y no seremos confiables de ninguna manera si tratamos de gobernarlos para escapar de nuestro propio desamparo…”

    cuando el tiempo haya pasado, por aquello de la perspectiva, repasa lo escrito en mi respuesta a lo que estaba en juego, porque sólo encuentro dos opciones a este final: que no lo hayas entendido o que, simplemente, no tengas interés en entenderlo;

    paradojas de la vida; cuánto me dolía al principio saber que nada de esto estaba en privado; por todos los canales me llegaban detalles de aquel tiempo contigo o de nuestras “conversaciones” ; lo que más ansiaba por encima de todo era preservar algo que yo guardaré como “íntimo”; como todos, he pasado por todo tipo de peregrinajes internos o externos, como ya has leído; pero nunca, ni cuando perdí a mi hijo, había sentido el frío llegando a perforar tanto mis huesos como ahora;

    tal como le escribí a David porque habíamos hablado de Picasso “la verdad sólo se encuentra en el silencio”; contestó molesto que a él no le gustaba en absoluto el silencio;

    tal como le escribí a David, como mujer, tras todo lo acontecido en este último año, tengo muchas, demasiadas cosas, por las que llorar; pero desde luego, en ningún momento, pienso sentirme culpable de toda esta barbarie;

    “Primero, no toques las agujas de tu corazón. Segundo, domina tu cólera. Tercero y más importante, no te enamores jamás de los jamases. Si no cumples estas normas, la gran aguja del reloj de tu corazón traspasará tu piel, tus huesos se fracturarán y la mecánica del corazón se estropeará de nuevo.”
    Mathias Malzieu. La Mecánica del Corazón.

    Salut i sort;

  7. Hey! excelente blog para estar un buen rato leyendo… estaré por aquí seguido. Y si tienes razón con lo de la letra, tendré que cambiar el tema porque de otra forma no se puede… hasta la vista

  8. Carme, tus micros siempre dan para algún pequeño dialogo entre mi y yo (como diría cieto filósofo cuyo nombre no quiero recordar). Esta vez me has hecho una mala pasada, te cuento que uno de mis pasatiempos es visitar las tumbas de los caídos, hay algo… bello, mágico, intrigante, en esas visitas.
    Por ahora espero que Doña Muerte no me devuelva las visitas que le hago.

    Saludos.

    • Sólo rompo la armonía de los sacrificios frente a los abusos, Camaché.

      Me tienes un poco cansada. Has pasado meses cursándome lindezas que he soportado con estoicismo ¡seré boba! ¿no era más fácil haberte mandado a paseo al momento? ¡Que lindo sumar una ofensa a otra ofensa! De todas formas, aunque no os he leído a todos ni todo tenéis mucho talento, escribís muy bello, de verdad. No me identifico a estas alturas de la noche ya con ninguno de los personajes de los relatos en los que imagino tener algo que ver pero sí dialogo aquí mi-conmigo porque mi relación con Carme se inició con una broma “perderé mi dignidad” y todos comprobamos, unos con horror, otros seguro divertidos, que la he perdido. También porque un hacker (mi sangre gusta tanto a los hackers como a los mosquitos), además de no guardar el secreto de la dirección, desmontó mi bitácora. Desde aquí sigue siendo inseguro hasta cambio IP acceder a la nueva.

      Te digo lo que ya sabes. Que desde tu primer contacto hace unos meses “presentí” este holocausto aunque lo imaginaba distinto. Creo que es triste para todos encontrar tanta maldad a ambos lados del espejo. Me quedo con mis últimas reflexiones sobre las cárceles. Las mías, propias y ajenas, tienen todas las puertas, además de las ventanas, bien abiertas, por lo que alcanzada la “magnitud total de esta tragedia” no queda otra cosa que dar por terminada la visita ¿era doña muerte? para olvidar. Como bien dice Carme, aunque no me haya ganado su respeto, ella si se ha ganado una buena porción del mío, pese a que sobre estas ruinas yo hubiese intentado edificar algo nuevo, sobre esta desolación sólo cabe olvidar.

      “Pero amar incondicionalmente a un adulto, al margen de lo que haga, nos llevaría a intentar querer también a un frío asesino de masas o a un mentiroso redomado por el mero hecho de que pertenezca a nuestro grupo. ¿Podemos hacer esto? ¿Deberíamos hacerlo? ¿Por qué? ¿A quién le aprovecharía? Cuando afirmamos querer incondicionalmente a un adulto, no hacemos sino demostrar nuestra ceguera y falta de sinceridad. Los adultos no necesitamos un amor incondicional. Ésa es una necesidad infantil que, más tarde, ya no puede ser satisfecha. […] Lo que necesitamos es sinceridad, respeto, confianza, empatía y comprensión así como la capacidad de esclarecer nuestros propios sentimientos sin dejarnos agobiar por ellos.”

      “¿Por qué no me cubro las vergüenzas, me preguntas? […]
      […] ¿Quién, Amor, te ha visto cubrir tu antorcha?
      Ningún crimen hay en que yo muestre la verga:
      sin esta arma, no sería nada.”
      Priapea, 9.

      “Una fuerte tormenta de nieve …
      desaparece en el mar.
      ¡Cuánto silencio!”
      Shigematsu

      Con esta última cita que tu relacionaste al leerla en mi último email con el hundimiento del Titanic, no como muerte dijiste, sólo como lección de humildad, os dejo propuesta para un posible ejercicio literario.

      De ella ya sabes que “leo” algo distinto; en una tormenta de nieve un copo de nieve es insignificante; en un océano, ese único oceano porque todos los océanos son uno [porque al final, lo queramos o no, todos los seres somos uno, el dolor de uno es el dolor de todos] del que te hablé, una tormenta de nieve es insignificante; que cualquier sustancia se disuelve de una u otra forma en algún otro tipo de sustancia; que tras la tempestad siempre llega la calma; que el silencio es, cuando menos, purificador; pero que al final todo se reduce a una mera cuestión de PERSPECTIVA.

      “Largo, breve, cerca o lejos,
      Aquello que es no necesita ser objeto del pensamiento
      No sea que se enturbie nuestra mirada
      Que ya es diáfana”
      C. Alenxander Simpkins

      Vaig ser molt feliç Carme, moltes gràcies, un petó.
      Salut i sor.

    • Hola David, en todo caso si te devuelve muchas de las visitas no has de temer, el problema es si solo te devulve una.
      Bromas a parte, seguro que los cementerios dan para muchos relatos.
      Salut

  9. Me da la sensación de que alguien revolotea sobre mi cabeza intentando hacerme entender conceptos que me son muy difíciles cuando no ajenos. No tengo ni idea de quien es Beatriz.
    Me lo voy a tomar con sentido del humor y pensar que es una venganza por las tonterias que escribo.
    Salut

  10. Qué tal?? Tarde pero llegando, que de eso se trata este cuento, veo. Interesante en el contexto y sorprendente, como es habitual, no faltaba más, el final.
    Un gran abrazo y me parece que ya tenemos tema.
    Cariños,

  11. jejejejeje, me gusta eso de que la muerte es más de cirios, anda que a la abuela no le tiembla el pulso para señalar a quien debe llevarse, me ha recordado a la mía, que cuando le decían que se había muerto este o el otro, siempre decía “que vaja molts anys per davant” (que vaya muchos años por delante), jejejejeje,

    salut amb un somriure d´eixos que tu sols saps dibuixar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s