-Puños-

Al nacer fue un bebé pequeño y no muy agraciado. Canijo, de tez blanquecina y ojos saltones tenía el aspecto de un pez. Sus cortas piernas y su gran cabeza prometían escasa armonía y algo de malformación.

Y para asombro de los que asistieron al parto cerró los puños y ya nunca más los volvió a abrir. Ni ruegos ni amenazas ni promesas hicieron mella en su determinación. Se quedó para siempre con los puños cerrados

La verdad es que daba cierto respeto verlo con los nudillos blancos por la fuerza con que los apretaba. Pero  le ayudaron a ser más fuerte y no dudó en enfrentarse al mundo cara a cara.

Sin embargo tenía un corazón tan vulnerable como el de los demás y alguien se lo robó: los tomates.

No podía evitar sentir una adoración por semejantes frutos. Quizás le atraía el color o su brillo. Pero lo cierto es que los admiraba más que a nada en el mundo. Era tanta su devoción por ellos que jamás se comió ninguno. Cuando los adquiría se limitaba a contemplarlos con arrebatada veneración hasta que los enterraba para mantener su imagen siempre igual.

El tiempo pasó y cada vez apretaba con más fuerza los puños, como si  recelara que por allí se le escapaba la vida. Temiendo que nunca realizaría su mayor anhelo, fue al mercado y compró un hermoso tomate rojo y reluciente. Con el preciado vegetal se encerró en su habitación.  Intentó abrir la mano  y después de muchos esfuerzos lo consiguió. Con cuidado acogió el tomate en la palma, lo acarició. No cabía en sí de gozo, era lo mejor que nunca había hecho.

Dejando  escapar una lágrima apretó con todas sus fuerzas hasta que el tomate estalló como un globo compacto.

Cuando sintió el líquido correr por los dedos, una excitación semejante al éxtasis le recorrió. Supo que nunca sentiría nada igual.

Y al resbalar la última gota de tomate de sus manos se llevó prendida su vida.

Al día siguiente lo encontraron muerto, con los puños cerrados llenos de tomate. Le había estallado el corazón.

15 pensamientos en “-Puños-

  1. Esta vez no tengo demasiadas palabras para decirte cuánto me gustó. Excelente.
    Frutales saludos!

    p.d: espero que ningún tomate haya sido dañado durante la redacción de este relato.

  2. Genial, realmente. ¿Sabes? dicen por ahi que el tamaño de tu puño es equivalente al de tu corazón.
    Me encantó tu relato pleno de simbolismos y con un final inesperado.
    Lo de que ningún tomate haya sido dañado, durante la redacción, me parece graciosísimo.
    Un gran abrazo🙂

    • Hola Chrieseli, no sabía lo del puño, pero si quise poner la relación
      Gracias por tus siempre agradables comentarios.
      Salut.
      PD: MX siempre tiene unas aportaciones muy jugosas

  3. Me gusta mucho tu relato, porque el puño cerrado es sinónimo de lucha, de golpes. En tu relato el protagonista no usa los puños, para abrirlos, hasta el final, cuando deja caer la coraza. Abre su corazón al ser amado y se lo destroza. Muy triste.
    Un saludo.

  4. solo el amor hace posible que alguien pueda intentar cambiarse a sí mismo, pues no hay otro modo de consumarlo; pero la imposibilidad del cambio se confirma cuando la lágrima se escapa, al reconocer que no se puede evitar volver a las andadas. Lo que ocurre es que vivir sin el contacto del ser amado también se vuelve imposible y la muerte supone el acto lógico ante tanta imposibilidad
    Enhorabuena por este micromio extraño, muy extraño y con mucho sentido del tacto

    salut

    PD: he fet una barqueta per a les plujes, perque açi ens sobra la madera, pero pense que no he arribat a temps ja que pareix que comença a parar de ploure per eixe sud que tant es tira de menys

    • El amor es un sentimiento extraño. Nos vuelve diferentes, no creo que mejores o peores. Lo que si creo es que lo que llegas a hacer por amor dudo que lo hagas por algún motivo más. este es el tema de mi relato. Aunque quería hablar de enfrentarte a un mundo hostil sin perder este sentimiento.
      (Dudé mucho en colgar el micro, no sabía si se entendería pues reconozco que sí es muy extraño)
      Salut

      PD: gràcies per la barqueta. No la desis, que avui encara plou. De moment he canviat les sabates d’agulla per unes bones botes d’aigua.

  5. Te superas con estos ensayos. El último mejor que el anterior y así vas haciendo mica a mica es fa la pica. Molt béeeeeeeeee. No me canso de leerte.

    ♡La Número UNO♡

  6. Un relato en el cual estoy muy de acuerdo con Concha Huerta. Eso sí, me gustará leer tu ejercicio literario con la misma idea que David Silva.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s