-Algunos bancos no son de fiar-

Tras zamparme media caja de bombones traté de de acallar mi conciencia con promesas de acelgas y otros suplicios, pero no me creyó y me obligó a quemar semejante pecado. Para que me dejara tranquila cogí la mochilla y me fui a caminar por un sendero muy transitado que circula entre árboles y campos de maíz.

Después de andar una hora estaba agotada, el campo tiene este efecto en mí, si ando me canso. Menos mal que cuando más lo necesitaba encontré un banco vacío. Era un poco tosco, apenas dos piedras que sujetaban una losa, adosado a la pared de una casona.

A punto de sentarme, tuve una especie de revelación: ¡cómo era posible que estuviera vacío! No había encontrado otro banco en todo el trayecto, alguien debería estar ahí descansando. Allí había algo raro..

Para mi alivio un caminante se acercaba con un andar pausado. Cuando llegó a mi altura, me saludó educadamente pero no se sentó, siguió andando.

Corrí para alcanzarle y le pregunté:

-¿Oiga, por qué no se ha sentado?

– Es que no estoy cansado- contestó como extrañado de que le hubiera hecho semejante pregunta. Y siguió caminando para enfatizar su respuesta

-¡Mentira!- Le grité agarrándole del brazo- Con lo rojo que está y lo mal que respira   debe estar agotado.

Quise arrastrarle al banco pero, tras un  forcejeo, se liberó y se largó corriendo lanzándome una sarta de insultos que no creí merecer de ninguna manera. Yo sólo quería que se sentara.

Toda la tarde hubo un desfile de viajeros pero ninguno se sentó. Yo permanecí  a su lado como si estuviera velando la tumba del soldado desconocido. Cuando el sol se iba escondiendo por el horizonte, cansada de estar de pie decidí marcharme dejando el banco vacío.

Mientras recogía mis cosas, el viajero que había increpado para que se sentara se acercaba dando tumbos. Se le veía cansado y con el semblante descompuesto. Apenas si podía llegar al banco. Cuando lo sintió tras de si, se  dejó caer sobre su trasero y se apoyó en la pared. Con alivio me acerqué. Esta vez si que estaba cansado, esperaba que no me dijera lo contrario.

A punto de sentarme, el hombre cayó como un saco en el suelo. No tuve que tocarle para comprobar que había muerto.

-Lo sabía- exclamé- Este banco está maldito. Un banco vacío no es de fiar

Y dejando al hombre estirado sobre el banco, recé una plegaria por su alma y me largué a toda prisa.

Y desde entonces nunca me siento en algo que esté vacío ni siquiera en  una silla.

16 pensamientos en “-Algunos bancos no son de fiar-

  1. Eso ocurrió, quizás, por una información confusa. Tal vez el viajante (Extranjero) oyera hablar de los bancos en otro contexto, y aconsejado por su ingenua experiencia y escasa documentación sobre nuestro país, pensara que si se sentaba se levantaría con una hipoteca adosada que apocinar.
    Qué tontería ¿Verdad?

    Salud desde mi habitáculo virtual

    EdU

  2. Eduard la verdad es que el relato no es gran cosa pero lo de la hipoteca adosada si se sienta es una gran ocurrencia.
    Salut

    Chrieseli no sentarse en una silla vacía o sentarse en una silla no vacía, esta es la cuetión.
    Salut

  3. jejejeje, el origen de una neurosis o el terror de una nueva maldición, he escrito este comentario de pie, pues la silla estaba vacía y era altamente sospechosa, lo que ahora me preocupa es el contagio y miro la cama vacía y dudo donde dormir esta noche, bueno, esperaré a que venga mi novia a ver que dice…

    una abraçaca i un somriure

    PD: si m´envies la manteta jo t´envie un paraigües, que tinc entes que es promet molta aigua per el sud i açi fa un sol baix cero que cuestiona lo de la ciutat gris.

    • Uy, las camas son altamente sospechosas, por esto lo mejor es compartirlas. Ni te acerques hasta que tu novia este ahí.

      PD: gràcies pel paraigües, juntament amb l’impermeable i les botes ja tinc el set complet per fer front al diluvi.
      Una abraçada des del sud passat per aigua

  4. En la foto, mas que un banco parecen las losetas de una lápida o de un túmulo misteriosamente abandonado. Entiendo el temor ante la idea de ocuparlo.Claro que si uno esta ya vencido por el cansacio, es que esta vencido y por lo tanto muerto.
    Un saludo

  5. es que hay bancos sólidos, bancos inestables y bancos que te chupan la vida.
    ultimamente cada vez hay menos de los primeros y mas de los ultimos.
    saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s