-El tronco a medio quemar-


l tronco se quedó a medio quemar. Abandonado en la fría habitación y rodeado de cenizas se resignó a no ver acabada su tarea. Estaba un tanto avergonzado por no ser valiente y autoinmolarse a lo bonzo, pero al menos había podido arder en una flamante chimenea de mármol.

Cuando vino a la casa era uno más del montón de leña que esperaba paciente a que le llegara su turno. Poco a poco fue escalando puestos hasta colocarse en las primeras posiciones. Y llegó su gran día, aquel en el que fue elegido el tronco responsable de arder y llenar de calor las habitaciones de un hogar familiar.

Él, ayudado por astillas y hojas de papel, emprendió una lucha por hacerse con el fuego hasta que lo consiguió. Durante un tiempo fue el rey, no sólo ardió sino que iluminó con suavidad el cuarto.

Pero cuando creía que tenía contrato indefinido para caldear el ambiente  llegó la crisis de las temperaturas altas y se quedó sin arder. Nadie podría prever que en diciembre no haría frío. La deslocalización de las tormentas y la nieve llevó a que él perdiera el trabajo y no pudiera seguir caldeando.

Oyó comentar que la calefacción central instigada por una estufa en desuso se quejó de la interferencia que suponía la chimenea en una casa sin excesivo frío. Además los radiadores se habían hecho los amos por ser más jóvenes y abiertos a las nuevas tecnologías. Aunque la realidad era que  se escaqueaban alegando aires y malas conducciones y no hacían más que reclamar mantenimiento y renovación del convenio.

Al final pensó en la inutilidad de quejarse y fue prejubilado sin acabar la tarea. Resignado pensó que no estaba tan mal, podría retirarse al fondo de la leñera con las cenizas y esperar que alguien se diera cuenta que él aún tenía madera para rato.

12 pensamientos en “-El tronco a medio quemar-

  1. Mucha madera le queda según parece… Me encanta este relato, con juego de palabras y significados, siempre dando una vuelta de tuerca más.

    Veo que sigues en forma. Felicidades y gracias.

  2. He tardado mucho en pasar…estaba de vacaciones al lado de la chimenea.La ímagen del tronco a medio quemar me parece una estupenda metáfora para representar el fracaso o quizá siendo menos tremendos, una vida en un stand-by temporal.
    Salut

  3. Hay tantas historias como la del tronco. Tantas vidas a medio vivir, tantos cambios involuntarios. Una oportunidad desechada, un tiempo que no vuelve.
    Me he dado una vuelta muy larga ,creo, en la espera que salga el verano definitivamente.
    Un gran abrazo.

  4. Más madera gritaban los Marx en su película del Oeste. Con los años, la frase hecha cobró un significado propio. Todos sabemos lo que implica más madera, más caña, más trabajo, más de todo. Pero sobre todo, más fecundidad. En este caso literaria.

    ¡¡¡Més fusta1!!!

    Abraçada i cura amb les bromes.

    EDU

    • sabes, tengo unas fotos antiguas donde están los hermanos Marx en esta escena. Como la mayoría mi favorito es Groucho. A estas alturas pocos le superan.
      Una abraçada mentre em vigilo l’esquena perquè no em pengin res, encara que sempre m’acaben embolicant amb alguna enganyifa.
      Salut

  5. el mundo anda tan revuelto que se deslocalizan hasta las tormentas y las nieves, me has hecho imaginar y pensar sobre los destinos inacabados cuando desde afuera irrumpe la marcha inevitable de la Historia. Enhorabuena

    saludos

    PD: A falta de posibles per a carbó no es menyspreable un tronc a mitjan cremar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s