-Una nota-

M

ientras los instrumentos musicales se esforzaban en afinar sus teclas a uno se le escapó un ruido extraño, estridente y desagradable.
Nada más oírse, un silencio clamoroso llenó la sala de conciertos. Todos los instrumentos se observaron unos a otros para descubrir quién había sido el causante de semejante desatino. Pero ninguno dio muestras de ser el autor, todos guardaron un oportuno silencio. Uno a uno fueron descartándose, nadie quiso aceptar ser el descuidado al que se le había escapado el aire.
Las sillas y los atriles contemplaban a los altivos instrumentos con cara de sospecha y por una vez no los sentían superiores. Habían soportado sus veleidades de divos por ser capaces de reproducir complicadas partituras. Es cierto que ellos apenas si podían soltar algún molesto chirrido  o un estruendoso golpe si algún descuidado los dejaba caer pero tampoco tenían su formación musical. Por esto hoy se sentían iguales, un sonido semejante ponía a los instrumentos a su altura o incluso más abajo.
Tras horas de indagación ninguno quiso hacerse cargo de la nota. Todos rechazaron de pleno ser autores de semejante bochorno y la nota, sintiéndose despreciada se alejó al fondo de la sala de conciertos para llorar en silencio su abandono.

Un teléfono móvil que descansaba escondido entre el los pliegues de un grueso abrigo se compadeció y le dio su apoyo, hasta el punto que la alabó por hacerse oír entre el barullo de sonidos que salían despedidos en todas direcciones. Y para demostrarlo recogió su mensaje y lo guardó. Le pareció distinto aunque decididamente chirriante. Para hacerse el gracioso lo envió a amigos y conocidos esparciendo la despreciada nota por doquier. Para su asombro todo los que la recibieron pensaron que era original aunque sonara tan mal.
Al día siguiente los instrumentos se mostraban ufanos de la cálida ovación que recibieron tras el concierto. Más de dos mil personas aplaudieron a rabiar.
Pero la actuación habría sido un éxito total si no hubieran sonado insistentemente un móvil interrumpiendo el concierto. Y lo peor es que la nota despreciada servía de politono.

10 pensamientos en “-Una nota-

  1. la tecnología lo ha transformado todo, hasta la relación de las malas notas con su entorno, de menospreciado a vengador en las sombras, excelente micromio, como siempre, que tiene reminiscencias en el politono fantasma de la opera,

    una abraçada i gracies per eixe somriure que sempre hem dibuixes en la ciutat gris

    PD: T´envie mitja manteta per a que et cuides del fret

    • Me ha gustado lo del fantasma de la Opera. Tu siempre ves más allá de mis micros.

      PD: Gràcies per la manteta. M’anirà molt bé que fa un fred que pela.
      Una abraçada des del ex-càlid sud

  2. Una historia de cobardía, desprecio y venganza usando una nota de música y un teléfono móvil como protagonistas. Un relato,como siempre muy original y muy actual en esta época de conciertos navideños.
    Salut, chère micromios.

    • Este relato se me ocurrió mientras esperaba que empezara un concierto de la Camerata XXI, sin ningún pudor saqué un papel y anoté lo que me estaba pasando por la cabeza. Espero que los que sois músicos no me lo tengais en cuenta. Respecto a la guitarra igual se me ocurre alguno aunque no aseguro que valga la pena leerlo.
      Saludos

  3. Esta tarde voy a un concierto de música, mi rapaz toca el piano. Gracias a tu relato recordaré desconectar el móvil, y cuando lo haga, in situ, recordaré tu relato de nuevo. Así que pensaré en tus letras tres veces como poco.

    Notario de Notas LocoDatar

    PD No us feu maaaaaaal

  4. Genial, como todas tus creaciones. Aún insisto en que no sé cómo lo haces para leer tu caligrafía, yo no puedo tomar notas de mis “inspiraciones” porque corro el riesgo de no poder descifrarlas jamás.
    Saludos y gracias por este minuto CUASI musical

    • Hola Chrieseli, yo también tendo problemas para descifrar lo que escribo, lo único que me esfuerzo en dejar claro es la idea, esto es lo que me permite luego continuar con lo que quería decir.
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s