-La acelga-


T

ras el cristal de un expositor de alimentos suspiraba la acelga. Ella tan sana y llena de vitaminas era dejada de lado y languidecía a la espera de alguien con hambre.
Pero por mucho que se daba ánimos no podía evitar mirar su tronco. El que antes era de un brillante blanco-marfil se había convertido en un horrible tono gris, lo menos apetitoso que uno deseara. Sus hojas frescas, de un verde intenso habían perdido el color y se quedaron mustias sin poder hacer alarde ni de color ni textura.
A su lado, unas suculentas hamburguesas repletas de carne y salsa de dudosa procedencia brillaban apetitosas y eran consumidas sin descanso.
Y pensó que gustosa cambiaría un kilo de sus verdes y sanas vitaminas por un gramo de la grasienta popularidad de la hamburguesa.

12 pensamientos en “-La acelga-

  1. Me pongo en el pellejo de la acelga porque, a pesar de ser una gran consumidora de verduras, ODIO las acelgas y si fuese acelga desearía con todas mis fuerzas convertirme en una nada ecológica hamburguesa!
    Un saludo cariñoso.

  2. Dios mío, acelgas. De niño me obligaron a engullir un plato de acelgas que vomité. Eran tiempos de escasez y no se permitían lujos como decir esto no me gusta. A resultas me obsesioné con su … sabor en mi paladar. Claro que eran comidas de un hervor y pa dentro.
    Supongo que hoy en día un buen cocinero hará maravillas con ellas. Yo por si acaso, no las probaré.
    Buena metáfora de metamorfosis vegetal. Los tiempos cambian para todos.

    Alcachofa Jhonnes

  3. la acelga no tiene quien la coma, pero es que la carne tiene el atractivo del pecado, que es más sabroso que el edén vegetariano,

    salut desde la ciutat amb les hamburgueses mes cares d´europa mentres mastique un troç d´ensalá

  4. Amigos las acelgas recién cortadas son una de las verduras mas sabrosas que se pueden ingerir. Su textura, su especial olor, ese sabor fresco que invade el paladar de uno y no abandona la boca en unos minutos. En ensalada, rebozadas, con bechamel, con aceite y vinagre. Que ricas las espinacas convertidas ligera crema o contundente puré.

    Seguro que alguien interesante, conversador y con un admirado físico, acabó eligiendo su mustia hoja de acelga y haciéndola olvidar que un día, por un momento, pensó en ser hamburguesa.

    Señor micromios, enorme post de nuevo. Felicidades.

    • Hola Sr. Brisuón, encantada de encontrar un amante de las acelgas. Seguro que alguien supo ver tras la hoja mustia la verdadera belleza de la acelga, (los vegetarianos no cuentan)
      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s