Al soldado desconocido

Nueva imagen

L

 

as doce menos cuarto. Ya falta poco para que venga- pensó el cadete mientras montaba  guardia en el mausoleo dedicado al soldado desconocido.

Cuando le dieron la orden de velar la tumba se lo tomó casi como un castigo. Era duro estar toda la noche de pie al lado del monumento. Pero desde hacía más de un mes  a eso de la  medianoche,  la losa se abría y Boris K. salía a departir con él hasta el alba.

La primera vez que sucedió en lugar de miedo sintió alivio de que algo rompiera la monotonía de su tarea. Que le contara batallas e historias de primera mano le abrió la mente y le dio qué pensar mientras sus pasos perfectamente sincronizados repicaban en las baldosas.

Las doce. El sonido de la losa desplazándose le relajó. Ya estaba aquí dispuesto a compartir la noche.

Pero en el fondo de su corazón, lo que más anhelaba es que sacara de una vez la petaca llena de vodka que con los años se había convertido en un añejo y exquisito néctar.



14 pensamientos en “Al soldado desconocido

  1. Durante mi paso por el ejército, una de las experiencias más surrealistas que viví fue la de hacer guardia en la garita donde se había suicidado un soldado.
    Las garitas de guardia (Para entender mejor el caso) eran como envoltorios verticales de piedra, encalados de blanco, como una puerta a ninguna parte.
    Con los reemplazos que llegaban de toda España, siempre caían dos o tres canarios, de las islas. El índice más alto de suicidios era de su propiedad. Supongo que a causa del clima.
    Las guardias nocturnas se hacían, en una garita a un kilómetro del campamento, a tres o cuatro grados bajo cero, guardias de cuatro horas, en completa soledad, con el recuerdo de las playas, con la novia, etc. Sólo existía una forma de volarse los sesos con el fusil que no describiré, aunque si diré que la mancha de sangre jamás desaparecía, tornándose en una mácula morbosa y perversa
    Los días festivos considerados para el ejército, colocaban a un soldado haciendo guardia frente a la garita, pues los que allí perecieron también eran considerados bajas en servicio. Por lo tanto debían recibir honores.
    Me he pasado en la extensión del comentario. En fin, no voy a dejarlo ahora.
    La cuestión era que al final te tocaba a ti, durante cuatro horas, acompañar el alma que un día dejó este mundo en el interior oscuro y sucio de aquella garita funesta e inútil.

    Inteligencia Militar

    • Hola Eduard, este verano en Varsovia asistí por casualidad a un cambio de guardia en la tumba del soldado desconocido. Toda la ceremonia, con el intercambio de soldados, los pasos, la rigidez y todo cuanto la rodeó me pareció surrealista, como si estuviera viendo un cómic. En fin que quise hacer una micro sobre lo absurdo de velar un mausoleo dia y noche, lleno de nombre de batallas, como si fuera un logro de la humanidad.
      Le he quedido dar un toque entre absurdo y jocoso para quitarle importancia a algo que para mi no la tiene.
      saludos
      PS: puedes hacer los comentarios tan largos como quieras.

  2. Me ha parecido magnifica la propuesta. Con un dejo de misterio, una suave exposición de los acontecimientos que no hacen desviar para nada la atención de lo medular de la historia. Enhorabuena.

  3. Pues fíjate a mí me encantaría poder charlar con un soldado desconocido.En Normandía en cada pueblo hay un monumento erigido en su honor. De pequeña,cuando pasaba delante de uno de estos monumentos me montaba unas películas que no veas! Con tu texto, has realizado un deseo sin cumplir… y me da igual que sea un sueño etílico! Me ha encantado el desenlace en forma de petaca.
    Un saludo cariñoso.

  4. Hola, recién hice mi blog en este espacio, donde espero leer con frecuencia tus relatos que me han parecido muy buenos. Escribo relatos cortos como pasatiempo pues mi profesión es otra. Gracias por compartir los tuyos y poder aprender algo de ti.

    Un abrazo

  5. Inteligencia militar? No es un binomio fantástico?
    Si viera a alguien salir de su tumba para conversar podrían pasar varias cosas pero lo más probable es que saliera corriendo y que las piernas me dieran vueltas como en los dibujos animados. Eso o compartir la petaca para entrar en calor, ya puestos.
    Una pregunta, los canarios tienen mas índice de suicidios? qué cosas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s