A la espera

Paraigües i vano

E

 

l paraguas permanecía cerrado junto al abanico. Ambos languidecían viendo como el viento barría las hojas de los árboles.

Tras la furia, la calma y el sol se adueñaron del tiempo.

El abanico, como la cola de un pavo real, se sacudió el sopor y agitó alegre sus varillas.

El paraguas miró esperanzado la nube que asomaba por el horizonte.

9 pensamientos en “A la espera

  1. Es increíble como personificas en objetos los sentires más profundos de los que respiramos. La eterna levedad del ser en toda su amplia expresión. Felicidades.

  2. Quién lo diría. Menudo tremendo lanzamiento estás teniendo. Causa por la que se te acusa: Explotación del Talento.
    Aquesta noia de Tarragona.
    Vagi bé i no hi vadis.

    CafeR&B

  3. a cada persona le llega su momento, aunque en este caso a cada objeto; como la vida misma. Gracias por la sonrisa que siempre me provocas con tus escritos, sobre todo después de un largo día aguantando… vientos.
    Un saludo.

  4. Muy visual. Buen microrelato. La alegría de uno es la trisiteza del otro. Nunca llueve a gusto de todos. Y muchas otras cosas me sugiere

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s