El forzudo

forçut1

El amanecer descubrió al forzudo. Apoyaba los brazos en la pared, y empujaba con todas sus fuerzas bajo la atenta mirada de una farola cercana. Unas gotas de sudor competían por ver cuál bajaba más rápido. Su cuerpo, tensionado por el esfuerzo, iba adquiriendo un color rojo y brillante.

Estuvo empujando durante todo el día lo que atrajo a un sin fin de curiosos, que se preguntaban por qué demonios se empeñaba en empujar una pared.

Al cabo de un par de días la gente se fue acostumbrando a verlo empujar. Era como si se hubiera fundido con el paisaje y acabado formando parte de él. Como la farola, que le seguía observando sin peder detalle.

Una mañana la gente se dirigía al trabajo y aunque cabizbaja, no les pasó por alto que algo faltaba. Ya no estaba el tipo que empujaba la pared. Sin embargo la pared estaba mucho más cerca de la farola

Y desde entonces no se habla de otra cosa: ¿Verdaderamente movió la pared o acercó la farola?
De momento la farola y la pared guardan un cómplice silencio.

8 pensamientos en “El forzudo

  1. Siempre me han fascinado las gárgolas y los artistas anónimos que en su día fueron sus creadores. Depende desde donde las contemples que transmiten una sensación u otra, bajo un cielo tormentosa, mojadas por la lluvia, con el anochecer, atardecer o amanecer, con unos auriculares escuchando a Bach o a Pink Floid. Algunos de nosotros sabemos que son pétreos seres vivos, si bien eso es otra historia.
    Agradezco tus visitas al blog que no he podido actualizar durante las últimas semanas. Todos los mensajes de ánimo han hecho mella en mi recuperacón.
    Ahora una opinión personal, creo que subestimas tu trabajo, lo deduzco de tus comentarios. Debes saber que no hay artista pequeño, mejor ni peor. Aunque te parezca que otros escriben muy bien o diseñan o comunican mejor, tu no estás fuera de esa onda, todo lo contrario, formas parte de un universo artístico donde cada uno aporta sus obras. Todos los libros enseñan algo. Y tu, precisamente, tienes la virtud de escribir con las palabras adecuadas colocadas en perfectos andamios del mensaje, tienes frescura y un estilo propio y libre, continua disfrutando con tus fotos y tus textos, diviértete. Lo estás haciendo de muerte, aprovecha esta bonanza del tiempo y no dejes que nada se interponga en tu trayectoria. No digo que dejes de aprender, pues siempre se aprende de otros artistas, métodos, técnicas, etc. Simplemente sigue siendo tu misma, tienes el mundo a tus pies.

    Un amigo que se mete donde no lo llaman.
    LocoDatar

  2. Hola Eduard, compartimos algo más que el amor a escribir. Mi gusto por las gárgolas.
    En cuanto a tu observación, se que tengo mucho que aprender y que mis textos no son nada del otro mundo, incluso a veces creo que no se me entienden, por lo que cualquier comentario me llena de gozo.
    Me sorprende que hayas podido con tan poco tiempo entenderme tan bien. Es cierto que a veces me siento insegura e inferior viendo y leyendo lo que escriben los demás pero no dudes en que sigo luchando por tener mi estilo y por divertirme haciendo lo que hago.
    Y que sepas que cualquier crítica es un gran favor.
    Ánimo y espero aprender mucho de personas como tu.
    saludos

  3. el forzudo al principio parece el Sísifo condenado a un trabajo inutil, pero a diferencia de éste encuentra una solución, eso sí, envuelta en la duda. No sé porque, y quizás sea esta mi respuesta, que más vale maña que fuerza, pero mientras la farola y la pared no rompan su silencio, no se sabe, pues cabe incluso una negociación tres bandas…

    Por cierto, coincido plenamente con eduard. Si escribir es crear mundos, tu lo consigues de manera sobrada y con mucho arte, pues al leerte nos conviertes en esos curiosos que observan al forzudo.
    Un saludo.

  4. ¿a ratos sentirse inferior? no,no, no
    eso no es sano ni bueno y muy poco creativo.
    Hay que creerse artistas y todos los artistas somos egocentricos, para algo tenemos algo que contar y el masoquismo de hacerlo.
    tanta educación en la estupida modestia es un lastre muy gordo, sobre todo en las escritoras.
    Así que nada de medias tintas, no te gusta escribir, ERES escritora, y a echarle huevos. A contar lo que haya que contar y como te lo pida el cuerpo… no como creas que esta bien escrito. La tecnica consigue artesania, la actitud arte.
    En temas del curro que lleva pulir texto, o las horas que hay que dedicarle a una idea ya entramos otro día. Por ahora espabila o te pongo a copiar en la pizarra
    Soy una escritoria de la ostia
    la actitud a veces…

  5. Con estos comentaristas sobra todo lo que yo pueda añadir Micro. Me alegra quedarme con la impresión de que estos chicos que no dejan de animarte, además de admirar tu indiscutible talento, te quieren. Nada que añadir. Recopila. Busca editor. Salut, Força. Molts bombonets.

    PD Como siempre termino estando con Colomer. Negociaron a tres bandas o … a cuatro. Seguro que la escritora también tuvo algo que ver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s