El desagüe

des

El desagüe tragó el agua con deleite. Sus agujeros engullían ansiosos el líquido que corría alegre deteniéndose sólo un instante para realizar un ensortijado remolino. Tras el giro,  los agujeros tuvieron su parte y susurraron un agradecimiento en forma de ruido húmedo.

Pero algo no iba bien, el líquido se negó a seguir discurriendo por los agujeros que ahítos, vomitaban lo tragado. El agua permanecía allí como un tozudo y fluido empacho. Gracias a que el grifo dejó de manar se pudo subsanar el desastre.

La aparición de un negro y engomado desatascador trajo la solución. Por unos besos se encargó de unos pelos rebeldes que habían anidado en la cañería y devolvió la alegría a los pequeños y eficaces agujeros de un desagüe.

3 pensamientos en “El desagüe

  1. Quien es capaz de encontrar besos en un desatascador debería escribir mucho más, recopilar cuanto antes estas maravillas e intentar encontrar editor.

    No veo bien la pantalla.

    Salut Sort Força

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s